En el marco del debate por el plan del gobierno, “Elige vivir sin drogas”, el diputado del Frente Amplio, Diego Ibáñez (Movimiento Autonomista), admitió que consumió marihuana hace cerca de un mes y que no considera que eso afecte en la calidad de su trabajo en el Congreso.

El parlamentario reconoció que había consumido dicha droga en su época universitaria “y si no me equivoco hace como un mes y no creo que afecte en nada mi labor”.

Hay que hablar de drogas en serio, de narcotráfico y de otras cosas que sí afectan la labor parlamentaria, como la compra por parte de las empresas de los políticos truchos que están construyendo leyes a la medida del empresariado”, indicó a ADN Radio.

Igualmente, el autonomista sostuvo que en su distrito -región de Valparaíso- es más cuestionable “cuando la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) se junta con el ministro de Agricultura y le propone indicaciones sustitutivas para no cambiar el Código de aguas. Eso sí afecta la independencia y la claridad para legislar”.

Respecto a la propuesta de la diputada Camila Flores (RN) -anteriormente planteada por Pamela Jiles (PH)- de realizar exámenes antidrogas a los parlamentarios, Ibáñez cree que éstos deben ser voluntarios.

“No creo que porque salgan cannabinoides en la sangre, tú vas a estar inhabilitado. Lo que inhabilita es no tener independencia política para votar en la sala y estar respondiendo permanentemente a un grupo de privilegiados que hoy legisla en contra de la mayoría”, aseguró.

Creo que deben haber parlamentarios que ‘fuman’ y que aportan más en las comisiones que otros que, pese a recibir $9 millones, no trabajan del todo bien y faltan“, agregó.