El gobierno de México firmó este lunes un convenio con la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, para que su oficina asesore a la comisión creada para resolver el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa.

El convenio fue firmado por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y por la la ex presidenta de Chile Michelle Bachelet. El funcionario indicó que esta colaboración es un gesto del nuevo gobierno de Manuel López Obrador, donde no tendrán cabida las desapariciones. 

De esta forma, se buscaría dotar de mayores herramientas y respaldos a la Comisión Presidencial para la Verdad y el Acceso a la Justicia en el caso de Ayotzinapa.

Buscamos verdad y justicia, en este caso, pero en todos los casos, todas y todos los desaparecidos, toda nuestra vida pública“, aseguró Ebrard.

Por su parte, Bachelet prometió que su oficina “será una aliada” y que darán seguimiento exhaustivo al caso para “llegar a la verdad, a la justicia, la reparación y las garantías de no repetición”. También adelantó que no dudarán en “alertar de cualquier incumplimiento”.

Cabe recordar que anteriormente las investigaciones apuntaron a que los jóvenes fueron detenidos por policías de Iguala y entregados a un grupo criminal que los asesinó, los incineró y se deshizo de sus sus restos en un río cercano.