Ayer la fiscal Ximena Chong abordó en profundidad las diversas aristas de las imputaciones que existen sobre el exsenador, Jaime Orpis.

Según informa La Tercera, casi al final de la audiencia, la fiscal expuso que los aportes reservados vía Servel para su campaña en 2009 ascendieron a $218 millones, más un reembolso por votos de $ 17 millones, abriendo la interrogante respecto de la razón de haber recurrido a Corpesca y a otras empresas por más recursos fuera del marco legal.

Luego, mientras Chong decía que el límite electoral de esa campaña había sido cubierta vía aportes legales, Orpis respondió: “Es que usted, a mi campaña, a los $218 millones, tiene que sumarle el gasto electoral del diputado Nino Baltolu (UDI), que se lo financié íntegramente”. En términos simples, Orpis argumentó que la campaña se hizo en conjunto y se destinaron dineros para ambas candidaturas.

Después, la fiscal precisó que según información del Servel, Baltolu recibió $15 millones en aportes reservados y $ 10,7 millones por reembolso.

Así, Chong preguntó: “¿Usted sabe si el diputado Baltolu ocupó esa plata en otros fines?”. Orpis respondió: “Pregúnteselo a él”.

De este modo, la fiscal buscó demostrarle a las magistradas que Orpis asumía haber violado la ley electoral vigente ese año.