“Nunca estuve de acuerdo con celebrar cuando murió Pinochet, me pareció que no había nada que celebrar. Hubiéramos querido justicia más que celebrar la muerte de alguien. Hay una contradicción ahí. Elegimos a Lucía por una historia intrafamiliar de quién era el fuerte de la casa. Y por otro lado, hacer esta cadena de personajes que han estado en el poder y que han movido la historia desde el principio. Elegimos 9 por una iniciativa grupal, pero hay muchos más. Para nosotros es importante eso. Porque antes habíamos elegido personajes que terminan en una derrota: Manuel Rodríguez, los héroes de Santa María de Iquique”, dice el director Martín Erazo.

En 2118 tragedia futurista la compañía fundada hace 22 años invita a revisitar la historia del país. Recurriendo a efectos de iluminación y recursos audiovisuales, vemos las calles del futuro vigiladas por un tipo de policía altamente violenta que parece sacada de las tropas de elite brasileras. La gente camina asustada y se desplaza en forma mecánica y robotizada. Hay miedo.

Para llevar a escena el montaje trabajaron con muñecos y referentes no teatrales, como el comic, el cine y el animé. Entre otras cosas, debían representar la infaltable máquina del tiempo. “Meterse a trabajar el género de la ciencia ficción en teatro no es común y pensé harto en echar mano a otros soportes como el video, cosa que habíamos hecho de forma muy marginal en otros espectáculos. Aquí el video y la iluminación tienen harto protagonismo. Los muñecos generan una dimensión diferente, y fue un gran desafío que implicó hacer laboratorios. Habíamos trabajado harto manipulando objetos, incluso muñecos, eso desde los inicios, pero es la primera vez que los muñecos son protagónicos”, relata Erazo. Fueron casi dos años de trabajo, entre la investigación y los ensayos en que debieron hasta entrenarse en Kung-fu para desplazarse en el escenario, hacer coreografías y manipular a los muñecos que cobran vida en el escenario. “Nosotros hacemos sala y calle y hemos ido combinando los formatos, en el caso de esta obra el trabajo de los muñecos es más cuidado, más sutil y delicado. Ensayamos con dos profesores artes marciales, hubo un trabajo fuerte con eso. Generalmente hay harta preparación en la obras de nosotros. En la anterior, que fue un espectáculo callejero sobre Violeta Parra (Violeta Ausente), nos metimos a investigar el guitarrón chileno. Las obras nos invitan a meternos en algo profundo para ir enriqueciendo nuestro lenguaje”, explica.

2118 fue posible por una colaboración con Matucana 100 y la Fundación Teatro a Mil, pero sobre todo por un Fondart que ganaron. Solo las dos primeras obras de La Patogallina, A sangre de pato y El húsar de la muerte, fueron hechas “a puro pulso”, como relata Erazo. Incluso hacían fiestas para financiarse. Posteriormente comenzaron a participar en el Festival de Teatro a Mil y a generar redes y colaboraciones para poder desarrollar sus obras. Hoy cuentan 15 integrantes, la mayoría de los cuales se mantiene desde El húsar de la muerte con 20 o 21 años en la compañía.

La compañía en plano en medio de los entrenamientos de Kung-fu

Matucana 100, Teatro Principal 04/03 al 28/03. Mie a Sáb 20.30 hrs Dom 19.30hrs hrs. Preferencial – $6.000 | General- $4.000 | Estudiantes  y Tercera Edad – $3.000 | Mie y Jue Popular – $3.000

Ficha Artística Elenco: Sandra Figueroa, Francisca Estrada, Victoria González, Laura Maldonado, Antonio Sepúlveda, Cael Orrego, Matías Burgos, Rodrigo Rojas, Eduardo Moya y Juan Fierino / Músicos: Alejandra Muñoz, Emilio Miranda, Jaime Molina /Dirección musical: Alejandra Muñoz / Diseño escenografía: Pablo de la fuente /Construcción de escenografía y utilerías: Taller Patogallina / Diseño de iluminación: Martín Erazo/ Diseño de vestuario: Antonio Sepúlveda / Diseño & confección de muñecos y máscaras: Tomás O´ryan y La Patogallina / Coreografías de peleas: Christian Farías / Videos: Francisco Ramírez/  Investigación histórica: La Patogallina /Comunicaciones: José Arroyo / Gráfica: Rodolfo Jofré / Sonido: Pablo Riveros / Producción: Lorena Ojeda / Idea original: Martin Erazo / Estructura dramática y textos: Carla Zuñiga y Martin Erazo / Dirección: Martín Erazo.

 


Periodista