Durante la tarde de este miércoles, las estudiantes integrantes de la asamblea de mujeres de la Facultad de Química y Farmacia de la Universidad de Chile decidieron tomarse la facultad para exigir al decano y al rector respuestas ante los sumarios inconclusos contra los profesores Pedro Aguirre y Julio de la Fuente, denunciados el año pasado por diversas situaciones de acoso, hostigamiento y abuso de poder.

Las estudiantes de la facultad decidieron tomarse el espacio luego de conocer que las investigaciones sumarias se encontraban detenidas desde octubre del año pasado y que las dos personas designadas como fiscales para los casos renunciaran; una el año pasado y la otra la semana pasada. Al respecto, ayer la directora de la Dirección de Asuntos Estudiantiles, en conjunto con el representante de Decanato, el director de Extensión de la Facultad,  se acercaron a conversar con las estudiantes, pero no hubo acuerdo respecto al futuro de la movilización.

En la misma reunión, integrantes de la Dirección de Género de la Universidad de Chile, acompañadas de representantes jurídicos de la casa de estudios, se acercaron a las estudiantes para pedir las disculpas respectivas sobre el no avance de la investigación por ambos casos. Pero explicaron que el despido de los académicos no podría realizarse mientras no se resuelva la investigación sumaria.

En las movilizaciones del año pasado, en el marco del “Mayo Feminista”, las estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia también fueron parte de las movilizaciones en la Universidad de Chile: estuvieron en paro indefinido dos meses y medio, lo cual fue una instancia levantada por mujeres, pero no de carácter separatista.

Dentro del paro se realizaron denuncias colectivas en donde se recolectaron firmas de testigos y víctimas de cuatro profesores denunciados por hostigamiento, acoso y abuso de poder.

Sobre dos de los profesores denunciados, las estudiantes solicitaron que se realizara una amonestación pública por dos de ellos, con motivo de sus dichos machistas, además de solicitar que no realizaran clases a estudiantes de primer año.

Mientras que en los casos de los profesores Pedro Aguirre y Julio de La Fuente, las estudiantes exigían la desvinculación de la universidad y que no siguieran haciendo clases mientras la investigación se encontrara en curso.

Luego de que el Decanato recibiera las denuncias, el paro fue bajado y continuaron las clases sin la presencia de los profesores Aguirre y De La Fuente durante el primer semestre. Los profesores retomaron sus actividades el segundo semestre.

Al enterarse de esto, las estudiantes fueron a solicitar las explicaciones respectivas, a lo que se les respondió que los profesores no habían continuado con las clases el primer semestre porque se encontraban participando en congresos fuera del país y no cómo una medida preventiva pensada con motivo de las denuncias. 

Las estudiantes denuncian que, hasta la fecha, no han habido respuestas satisfactorias y que los profesores siguen en sus funciones con normalidad, haciendo clases y realizando comentarios inapropiados, sobre todo dichos en contra del movimiento feminista. Sobre estas situaciones, las alumnas relatan un episodio en que Pedro Aguirre se acercó a una estudiante para decirle: “no te asustes si me acerco mucho porque no te voy a violar”.

Actualmente, Pedro Aguirre se encuentra realizando tres asignaturas en la facultad, de las cuales dos son para estudiantes de primer año: Química general 1 y 2, Inorgánica 2 y Laboratorio de Química General. Julio de La Fuente se encuentra realizando Fisioquímica 1 y 2.

Foto: Cristobal Escobar

Además de las denuncias por acoso y la decisión de mantenerse en toma hasta que las respuestas sean satisfactorias para las estudiantes, las integrantes de la Asamblea de Mujeres emitieron un comunicado dirigido a la prensa para solicitar la no tergiversación de la información. Esto, ya que se han difundido las fotos de los posteos en Facebook que realizó Julio de La Fuente que incluía fotos de los cuerpos de las estudiantes de la facultad, sin explicar que esto ocurrió en 2012 y que las estudiantes decidieron dar a conocer durante la movilización del año pasado.

Las estudiantes explican que estas fotografías fueron tomadas y difundidas sin el consentimiento de las afectadas, con la clara intención de sexualizar los cuerpos de las mujeres que aparecen en las fotografías. En las publicaciones, el docente preguntaba a quién pertenecía “aquella parte del cuerpo” y otros compañeros comentaban al respecto.

Por otro lado, en el comunicado explican que lo que se ha publicado en medios haciendo referencia a casos de abuso sexual no es así, ya que “las denuncias que se han efectuado contra los profesores Pedro Aguirre y Julio de la Fuente son específicamente por situaciones de acoso sexual y abuso de poder. Los casos de abuso sexual que fueron mencionados por la Presidenta de la Federación de Estudiantes, Karla Toro, hacen referencia a casos observados en otras facultades de la Universidad de Chile y no respecto al acontecer en nuestra facultad”.

Por otro lado, comentan que les “molesta profundamente la tergiversación de información que realizan algunos medios para crear noticias sensacionalistas, siendo negligente en su rol de comunicadores”.

El lunes recién pasado comenzó a funcionar la Fiscalía especializada que llevará los casos de abuso y acoso que ocurran dentro de la universidad que cuenta con dos abogadas con dedicación exclusiva a esta parte de la institución y cuya función será hacer avanzar las investigaciones. Según explica el Director Jurídico de la Universidad  de Chile, Fernando Molina “las abogadas poseen una formación en género, perspectiva que permitirá atender adecuadamente este tipo de investigaciones”.

Antes de la existencia de la fiscalía, los procedimientos de las investigaciones sumarias se encontraban a cargo de profesionales que seguían realizando sus labores como académicos o funcionarios dentro de la universidad, lo que implicaba que no tenían todos los conocimientos y disponibilidad para llevar las investigaciones. Esto fue uno de los factores que las estudiantes buscaron regularizar mediante las movilizaciones para que un organismo externo a las facultades pudiera llevar las denuncias como única función.

Sobre el caso de las estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas, la Directora de la Dirección de Igualdad de Género de la Universidad de Chile, Carmen Andrade, explica que el traslado de estos casos a la fiscalía de la universidad es la manera más efectiva para abordar estos casos.

Además, agregó que desde la Casa de Estudios han “estimulado que se realicen las denuncias ante este tipo de situaciones, se han realizado campañas para que las personas se atrevan a denunciar y para concientizar a la comunidad universitaria sobre este tipo de actos. Nos parece importante que el acoso no quede en la impunidad, pero junto con las denuncias tenemos que hacernos cargo de cómo investigamos, por eso hemos ido creando estos otros mecanismos”.