Un grupo de apoderados de la Escuela de Lenguaje JJ Pérez denunciaron que al menos 11 niños habrían sido víctimas de delitos de connotación sexual por parte de funcionarios del establecimiento de la comuna de Cerro Navia.

Las acusaciones recaen contra el conductor del furgón escolar y su asistente, ambos contratados por el colegio. Las víctimas serían niños de entre tres y cuatro años.

Los padres acusan que el sujeto solía desviarse de su camino habitual para cometer actos de connotación sexual contra los niños al interior de su casa.

Si bien hasta el momento sólo se han oficializado siete denuncias ante el Ministerio Público, los apoderados indican que tienen registro de al menos 11 casos.

“Se sabe que el tío del furgón llevaba a los niños a su casa y él se vestía de payaso… ponía a los niños en la mesa y los tocaba. Y acá en el jardín hacía lo mismo en el baño. Llevaba a los niños al baño y les pedía que se sacaran los pantalones, a las niñas los calzoncitos y les tomaba fotos”, comentó una de las apoderadas a Bío Bío.

Durante las manifestaciones de este jueves en el establecimiento que acusaban a directivos y profesores de “limpiarse las manos”, llegó personal de Carabineros a reprimir la protesta.

Las declaraciones de los padres de los niños apuntan a la participación una segunda persona en los delitos acusados, que sería el mencionado asistente.

El conductor del furgón escolar se presentó a declarar de forma voluntaria en la 12º Comisaría de San Miguel y negó todas las acusaciones en su contra.

Desde la municipalidad de Cerro Navia ofrecieron apoyo jurídico, psicológico y emocional a las familias denunciantes de estos abusos sexuales.