La presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe declaró el pasado 29 de marzo ante la Fiscalía en calidad de imputada, por delitos de cohecho y fraude al Fisco, debido a los correos electrónicos que recibió en 2014 de Luis FFelipe Moncada, presidente de la Asociación de Industriales Pesqueros del Bíobío (Asipes).

En su declaración, la senadora negó de manera tajante haber recibido órdenes por parte del líder gremial justo cuando presidía la Comisión de Pesca de la Cámara Alta.

Según consigna La Tercera, Van Rysselberghe señaló que le pidió ayuda a Moncada para que la asesorara mientras se daba la discusión de un proyecto de extracción del jurel con la técnica “línea de mano”, que según su visión, no afectaba a la industria sino que sólo a los artesanales medianos.

“Para mí, el primer año de legisladora me hablaban en chino, entonces lo que hice fue -dada la confianza intelectual con Luis Felipe, y dado que no le afectaba mayormente al sector industrial, salvo por el eventual colapso de la especie en caso de darse pesca ilegal- yo le preguntaba si era razonable lo que señalaban los armadores y si el riesgo que ellos veían de esta captura fuera de cuota global era efectivo”, sostuvo.

En la misma línea, la parlamentaria señaló que “Luis Felipe me dijo que sí era un riesgo real y que ellos, como industriales, estaban dispuestos a regalar parte de su cuota a los artesanales chicos. Me parecía que él podía asesorarme, porque no les afectaba el proyecto. Yo conversé con Luis Felipe cuando se empezó a discutir el tema, a mí me tocaba presidir la comisión y quería saber de lo que se estaba hablando”.

Sobre la instrucciones que le envió el líder de Asipes sobre el mismo proyecto, la gremialista sostuvo que éstas no eran órdenes.

“Respecto de la forma de pedir las cosas, Luis Felipe, como lo conozco de hace años, es la forma en que se comunica; es así, pero no significa que esté dando una orden, sino que es su forma de hablar en todo… Yo le representaba cuando no coincidía con él”, afirmó.

Además de esto, la ex intendenta sostuvo que la opinión de Moncada coincidía con lo que ella pensaba. “Yo tenía confianza intelectual con él y normalmente le pedía opinión y viceversa”, agregó.

Para cerrar, la senadora afirmó que los correos del líder de Asipes le sirvieron para  entender el proyecto de mejor manera y tener argumentos que coincidían con lo que yo pensaba”.