Hace una semana una joven trabajadora, Maritza Bravo, de Curicó, fue extraviada luego de que su moto fue encontrada abandonada y con una mancha de sangre.

Sin embargo, este domingo apareció increíblemente en Mejillones, en la región de Antofagasta, a más de 1.500 kilómetros de distancia.

Según informa Bíobío, la joven de 25 años estaba deambulando desorientada en la comuna nortina, llevaba el cabello cortado y no recuerda cómo atravesó las cinco regiones.

Cabe recordar que Bravo había desaparecido el jueves de la semana pasada cuando conducía su moto desde su lugar de trabajo en una frutícola de Tutuquén, hasta su domicilio en Rauco.

En ese momento se había encontrado la moto junto al casco, las llaves y una de las manillas del vehículo tenía una mancha de sangre, tras ser analizada por la PDI.

Sin embargo, autoridades comunales de Rauco confirmaron este domingo que la joven estaba en la Ruta 1 de Mejillones. El concejal Manuel Poblete señaló que “ella está sana y la familia está tranquila. Es una buena noticia”. 

Además detalló que estaba caminando y fue vista por personas que la reconocieron por un afiche de búsqueda y se comunicaron con Carabineros: “Fue reconocida porque había encargo nacional”, dijo la autoridad.

Poblete también contó que “ella estaba muy desorientada y afectada psicológicamente. Lo único que se acuerda es que quedó en pana en su motocicleta y que la abordaron en un automóvil, que la subieron y que la habrían drogado, porque le hicieron consumir pastillas. No sabe cómo llegó hasta Mejillones”.

Además dijo que la joven tenía el cabello cortado y golpes en el rostro. 

En tanto, Bravo será trasladada hasta la región del Maule para reunirse con su familia.