Abogado de profesión y reconocido dramaturgo de la generación del 50, Vodanovic fue también un activo periodista que escribió en medios de prensa toda su vida. En este archivo, además de las obras teatrales en formato descargable, hay columnas de opinión, recortes de diarios y revistas, fotografías, correspondencia y apuntes que no solo reflejan su contribución como académico e intelectual sino que aportan rica información sobre las problemáticas políticas, sociales y culturales del Chile de la segunda mitad del siglo XX.

Sergio Vodanovic (Split, Croacia, 1926-Santiago, Chile, 2001) no alcanzó a escribir ninguna de sus obras y teleseries en computador. Lo hizo primero en máquinas manuales y luego eléctricas, siempre con un cigarrillo o una pipa en la mano. Para relajarse jugaba un solitario, invariablemente el mismo, durante más de 60 años. A veces, incluso, realizaba campeonatos consigo mismo, asumiendo diferentes identidades imaginarias. Así despejaba la mente y ordenaba sus ideas. Si se le ocurría alguna, la apuntaba en un block. Garabateaba alrededor algunos dibujos y dejaba el papel por ahí. Descuidadamente. Las páginas del texto que lo ocupaba en cada ocasión las iba ordenando desde la primera hasta la última en los cajones de su viejo escritorio fiscal y, cuando ya no cabían allí, los metía en algún sobre o en una caja de cartón. Desordenadamente.

Más de una vez quiso botar cartas o documentos que le parecía innecesario conservar, ya porque no le interesaban más o para hacer espacio en su mesa de trabajo. Pero Vodanovic no vivía solo. Su mujer, Betty Johnson (86), bibliotecóloga de profesión, alerta ante el valor patrimonial de aquellos documentos, se encargó siempre de guardarlos, ordenarlos y clasificarlos, sin tener muy claro cuál sería su destino pero convencida de que en ellos había algo que preservar. Estaba allí la historia de una época: el nacimiento del teatro universitario en Chile; la fundación de una Falange que pasó a ser Democracia Cristiana y luego Izquierda Cristiana; el quiebre social y político del país tras el Golpe Militar; las preguntas por el rol de los intelectuales y los artistas en la construcción de una nación que crecía. Y estaban allí, sobre todo, la constante perspectiva ética, la trastienda del tejido creativo y el hilo del pensamiento crítico, independiente, siempre inquisidor de su marido.

Fue este el material con que en 2016 se encontró Viviana Pinochet Cobos, doctora en literatura y docente de la Universidad Alberto Hurtado, cuando por primera vez contactó a la familia del dramaturgo con la idea, originalmente, de realizar una recopilación del trabajo en prensa de Vodanovic. Relata: “Me encontré con un archivo valiosísimo, un legado ya organizado por Betty con muchas aristas y posibilidades. Entonces conversamos con ella y con su hija, la periodista Milena Vodanovic, sobre la relevancia de preservarlo para el futuro y de buscar una manera de hacerlo asequible a investigadores y todo tipo de público”.

Así, en 2017, Viviana Pinochet conformó un equipo junto al archivista y licenciado en literatura Daniel Berríos Cáceres y, tras una primera aproximación al acervo, diseñaron juntos un proyecto que logró adjudicarse el financiamiento del Fondart de Artes Escénicas en la modalidad de investigación. Cuatro fueron los objetivos: tomar medidas de conservación del archivo físico para asegurar su preservación en el tiempo (remoción de elementos metálicos y limpieza de documentos); digitalizar la documentación; clasificar y describir cada uno de los documentos (para lo cual se usó el programa ICA Atom, diseñado por el Consejo Internacional de Archivos); y, finalmente, diseñar una página web que permitiera una divulgación ordenada, útil y amigable del material.

El trabajo que comenzó el año 2017 culmina ahora con el lanzamiento de la web www.archivosergiovodanovic.cl, realizada con el apoyo de la Universidad Alberto Hurtado, institución que mantendrá la página activa.

En ella se pueden encontrar fotografías, manuscritos, textos, cartas, recortes de prensa y borradores, organizados según diversos ámbitos en que se desplegó la vida del autor: Dramaturgia; producción para medios audiovisuales; escritos en prensa; contribuciones como académico e intelectual, y vida privada. La documentación incluye correspondencia con nombres relevantes de la cultura latinoamericana y chilena, como Ángel Rama, Eugenio Dittborn, Roberto Parada, Francisco Coloane, Fernando Alegría, Luis Alberto Heiremans, Roque Esteban Scarpa, Héctor Duvauchelle, Fernando Debessa, Augusto Boal y Efraín Barquero, entre otros.

En cuanto a sus obras teatrales, todas las publicadas figuran en formato descargable, lo que resulta de gran valor pues la última edición de las obras de Vodanovic (una Antología publicada por RIL) es de 2004 y cuesta encontrar los ejemplares. En cuanto a sus creaciones inconclusas, “solo están disponibles en el archivo físico, de modo de respetar la voluntad del dramaturgo de no darlas a conocer por considerarlas inacabadas”, explica Viviana Pinochet. Tampoco se incluyen en la web los guiones de las telenovelas, ya que actualmente sus derechos están reservados.

“Como familia, estamos agradecidos del riguroso trabajo efectuado por Viviana y su equipo”, dice Milena, única hija del dramaturgo. “El archivo de autor tiene la particularidad de reflejar la integridad de una persona en todas sus facetas. Esto es interesantísimo pues ayuda a comprender los procesos creativos y motores intelectuales de mi padre más allá de mundo del teatro”.

“Este archivo es tan diverso y complejo que es posible afirmar que los grandes hitos de la historia y la cultura de la segunda mitad del siglo XX en Chile se ven relejados en él”, dice la directora del proyecto. “Puede aportar mucho a la investigación no solo en el ámbito de las artes escénicas y la literatura, sino también de la historia, el periodismo y los estudios culturales”. Por eso, aunque busca difundir el legado de Vodanovic en un formato amigable para todo público, el archivo también incluye un extenso repositorio, de interés para académicos e investigadores, donde cada documento se encuentra digitalizado, descrito y vinculado a la totalidad del acervo a través de una extensa lista de palabras claves”, explica la académica.

A su juicio, el archivo Sergio Vodanovic constituye una muestra del “florecimiento” que hoy viven los archivos de autor en el país, pues se suma a otras iniciativas recientes en el ámbito de las artes escénicas, como el archivo de Isidora Aguirre, en la Usach, el Proyecto Arde de archivos de procesos artísticos y Teatro y Memoria, en Concepción y al que el mismo equipo a cargo del archivo Sergio Vodanovic acaba de emprender para hacer similar cosa con el legado del dramaturgo Jorge Díaz.