El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, acusó que el creador de WikiLeaks, Julian Assange, intentó usar la embajada ecuatoriana en Londres “como centro de espionaje” y que además habría violado en varias ocasiones las condiciones de su asilo.

Esto luego de que el pasado jueves la policía británica detuviera a Assange tras el retiro del asilo entregado en 2012 por el gobierno ecuatoriano.

El mandatario Moreno explicó que su decisión no fue “arbitraria”, sino “basada en la legislación internacional”. Asimismo, indicó que Assange desde la embajada interfirió en las democracias de otros países.

“No podemos permitir que nuestra casa, la casa que abrió sus puertas, se convierta en un centro de espionaje”, comentó Moreno.

Por otra parte, el presidente sostuvo que existieron maltratos de parte de Assange hacia el personal diplomático de la embajada. Igualmente, acusó que el activista mantenía un “comportamiento higiénico inadecuado”.

Sobre el futuro del fundador de WikiLeaks, el gobierno de Ecuador habría recibido “garantías por escrito” de parte de Reino Unido de que se respetarían los Derechos Humanos de Assange y que no se le extraditaría a ningún país donde pudiese enfrentar la pena de muerte.