El ministro de la Corte Suprema, Carlos Aránguiz, decretó la medida cautelar de arresto domiciliario contra el empresario Carlos Cardoen, tras el requerimiento presentado el 21 de marzo pasado por Estados Unidos.

Según informa La Tercera, la decisión del ministro instructor en este caso se tomó luego de que personal de la Policía de Investigaciones lograra dar con el paradero de Cardoen. 

Asimismo, el citado medio detalló que este último se encuentra cumpliendo con la medida en su fundo ubicado en la comuna de Santa Cruz. 

Cabe recordar que la justicia de Estados Unidos emitió una solicitud de detención con fines de extradición en contra de Cardoen, empresario chileno acusado de adquirir ilegalmente zirconio, y luego venderlo al régimen de Saddam Hussein en Irák para la fabricación de bombas de racimo, en la década de 1980.

Por su parte, la defensa del empresario señaló que “el juez instructor ha dado plazo de dos meses a los EE.UU. para que solicite la extradición de nuestro representado, y la medida cautelar de arresto domiciliario. Este era un escenario previsible ya que el procedimiento aplicable es el antiguo sistema procesal penal”.

Por último, los abogados sentencian que la alerta roja de Interpol en contra de Cardoen es ilegal, y que continuarán “colaborando con el Estado de Chile para dar pronto término a este abuso de poder, que requiere el rechazo a la extradición y el término de la alerta roja”.