Esta mañana arribó a Chile Felipe Osiadacz, uno de los dos chilenos detenidos en el año 2017 en Malasia por el homicidio de una mujer trans.

El chileno, que se encontraba en libertad vigilada y sin poder abandonar el país, se fugó de la justicia y llegó a Chile en un vuelo de la aerolínea Iberia utilizando su pasaporte chileno que no se encontraba retenido.

Osiadacz debía permanecer en Malasia a la espera del veredicto de la Corte de Apelaciones, debido a la existencia de un recurso de apelación en contra de la sentencia de dos años de cárcel que benefició a los chilenos.

La Cancillería emitió un comunicado donde confirma el ingreso al país de parte de Osiadacz y lo reconoce como un derecho del joven condenado por la muerte de la mujer trans, “considerando que al momento de su ingreso no existía orden de detención pendiente en Chile ni tampoco de carácter internacional”.

Con esto, Fernando Candia, el otro chileno involucrado en el caso, deberá enfrentar solo esta nueva etapa del juicio. Ambos habían obtenido la libertad vigilada luego de aceptar un trato en el que se declaraban culpables, recalificando el delito de homicidio a homicidio culposo.