El 23 de agosto de 2017, el mayor en retiro de Carabineros, Patricio Marín Lazo, encargado de las operaciones de inteligencia en La Araucanía, tomó contacto con el ex general director de la institución uniformada, Bruno Villalobos. Los mensajes vía whatsapp se iniciaron a las 11:30 de la mañana de ese miércoles.

 Patricio Marín:  Buenos días mi general, Sergio Moya me pregunta a qué hora pasa por su oficina a verlo.

Bruno Villalobos: Hoy, a las 14 a 16, tu oficina. (Algunos de los chats fueron modificados por faltas de ortografías y redacción).

Marín: Pregunta si le parece a ud. que también concurra Emiliano?

 Villalobos: Llámame al ip 20011

Este chat es parte de la carpeta de investigación de la denominada “Operación Huracán” que indaga la implantación de pruebas falsas en los teléfonos de comuneros mapuche. En el diálogo se apunta al actual fiscal de la Unidad de Alta Complejidad de O’Higgins, Sergio Moya, quien en 2012 inició una investigación de carácter reservado ligada a un presunto tráfico de armas desde Argentina.

El otro persecutor al que se alude en la conversación es el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, aunque no se dan luces de si efectivamente acompañó o no al fiscal Moya hasta la oficina de Villalobos. Sin embargo, se perfila el criterio de Moya respecto de las consideraciones que tenía con Carabineros, sobre todo a la hora de acordar encuentros de los que tendrían o no participación su superior jerárquico.

Por estos días, las relaciones entre ambos fiscales terminaron por quebrarse. Esto, tras las cuatro denuncias que presentó el fiscal Moya en contra de su jefe por supuesta obstrucción a la investigación en caso del Teatro Regional de Rancagua; tráfico de influencias en el caso Caval; obstrucción a la investigación en la causa en contra del juez Emilio Elgueta de la Corte de Apelaciones de Rancagua y por presunta violación de secreto por sustracción de información. Pero las cosas entre ambos comenzaron a tensionarse en marzo pasado cuando el fiscal Arias inició un sumario en contra de Moya por sus vínculos con los carabineros involucrados en el caso de Huracán.

En la primera declaración policial que dio el fiscal Moya sobre este caso, en febrero de 2018, señaló que su relación con la unidad de inteligencia comenzó el 5 de octubre de 2017, cuando Mauricio Fernández, director de la Unidad Especializada en Lavado de dinero, Delitos Económicos y Crimen Organizado (ULDDECO) de la Fiscalía Nacional, lo citó a una reunión para que prestara colaboración en el caso.

Sin embargo, las conversaciones a las que accedió este medio ponen en cuestión que Moya recién ese día hubiese tomado contacto con la Unidad de Inteligencia de Carabineros.

Los chats muestran que los vínculos entre Moya y Marín Lazo venían desde antes, según conversaciones registradas el 4 de junio de 2017, de las cuales tuvo conocimiento Villalobos.

Patricio Marín: Mi general, Sergio Moya necesita hablar con ud. Me escribió que lo llame a este número que le voy a enviar.

Patricio Marín: Me dice que lo llame ahora sí ud puede.

Luego, el 9 de agosto de 2017, a las 23:45 p.m, se registró otro diálogo entre ambos uniformados donde nuevamente es nombrado el fiscal Moya.

Patricio Marín: Ud viene mi general?

Patricio Marín: Para conversar lo de Moya de ayer.

A los cinco minutos, Villalobos le contesta:

Bruno Villalobos: Si ……no le cuentes a nadie, mañana hablamos.

Estas conversaciones se dieron en paralelo a la recopilación de antecedentes para la preparación del oficio 130 por parte de la Unidad de Inteligencia de Carabineros que dio origen a la “Operación Huracán”.

Bruno Villalobos/ Agencia UNO

“Usted me avisa y nos vamos a la casa de él”

 Horas antes de la reunión con la ULDDECO del 5 de octubre, Moya conversó con Marín Lazo al interior de la fiscalía de Rancagua para que le explicara la “técnica investigativa” que habría empleado en la “Operación Huracán”, pues estaba interesado en conocer el programa que permitía interceptar mensajes enviados por whatsapp.

Patricio Marín le comentó sobre el “profesor” Alex Smith y su aplicación, sin embargo, no pudo explicarle con certeza el funcionamiento del software, pues Smith era quien manejaba los conocimientos técnicos. Moya no requirió más detalles y aseguró que en ese momento solicitó a la Unidad de Inteligencia ayuda en la investigación reservada que encabeza desde 2012. El 25 de octubre de 2017, a un mes de que los comuneros mapuche fueran detenidos en la “Operación Huracán”, Moya despachó una orden de investigar dirigida a la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UIOE) de La Araucanía de Carabineros de Chile.

 El 19 de enero de 2018, tal como consigna en su declaración, Moya coordinó con Marín Lazo una reunión junto al equipo de la UIOE, a fin de “precisar la forma operatoria” de la aplicación del profesor Smith y “dar cuenta de lo avances en las indagatorias” que la unidad estaba llevando en la causa por presunto tráfico de armas desde Argentina. El fiscal asegura que esto le permitiría decidir si iba a seguir trabajando vía justicia ordinaria con el equipo y la aplicación.

En dicha reunión participaron Patricio Marín Lazo, Leonardo Osses, Danilo Silva, Alex Smith y Nicolás Núñez Valenzuela, abogado asistente de la fiscalía. El objetivo del encuentro parecía ser concreto: demostrar que la aplicación de Smith funcionaba.

Ese mismo día, en el juzgado de Garantía de Temuco, el fiscal Luis Arroyo presentó una querella contra Carabineros acusando un montaje que pretendía inculparlo a él y a su abogada asistente en una supuesta filtración de información. La querella se convirtió en la pieza clave que desató el Huracán: cinco días después el Ministerio Público inició una investigación penal en contra de Carabineros.

Mientras tanto, en Rancagua, la reunión de Moya con el equipo de la UIOE culminó a las 17:00 horas con Smith retirándose de la oficina, sin entregar evidencia concreta del funcionamiento de la aplicación.

Es cuando Patricio Marín Lazo recibe en su teléfono un mensaje vía whatsapp del ex general director de Carabineros, Bruno Villalobos.

Bruno Villalobos: Voy en camino, ¿dónde estás?

Patricio Marín: En la Fiscalía, mi general, con Sergio. Usted me avisa y nos vamos a la casa de él.

Minutos más tarde Marín Lazo vuelve a recibir un mensaje de Villalobos por la misma vía:

Bruno Villalobos: ¿Dónde Están?

Patricio Marín: En la casa

Bruno Villalobos: Yo voy

Patricio Marín: (Envía ubicación) Acá lo esperamos mi General.

Durante el interrogatorio que realizó el fiscal Carlos Palma a Sergio Moya el 22 de agosto de 2018, éste le preguntó, según consignó La Tercera: ¿Estuvo usted el 19 de enero con el ex general Villalobos?”. A lo que Moya le respondió: “Puede que sí haya estado con él, pero no lo recuerdo”.

Sin embargo, estos chats confirman que Marín Lazo y Bruno Villalobos mantuvieron una reunión informal en el domicilio del fiscal Sergio Moya. Lo particular de este encuentro, es que se produce justo en el momento en que el montaje de “Huracán” comenzaba a revelarse con la querella presentada por el fiscal Luis Arroyo.

Patricio Marín Lazo/Agencia UNO