Una serie de whatsapps entre Andrés Chadwick y el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, reveló este martes Radio Bío Bío. Dichos mensajes, estaban contenidos en la denuncia del fiscal Sergio Moya en contra de su superior, Emiliano Arias

En los textos, destaca una solicitud de Chadwick a Soto, en la que le plantea que “sería bueno” un “apoyo” al fiscal Emiliano Arias, quien por entonces había sido sancionado en el marco de la investigación por los incendios forestales en la región de O’Higgins.

“Es muy injusto lo que ha hecho la fiscalía nacional al sancionarlo por investigar incendios. Un twitter tuyo sería un muy buen respaldo“, le habría escrito Chadwick a Soto. Y el edil de Rancagua habría respondido “ok”, para después publicar su mensaje de apoyo a Arias.

Cabe recordar, que Soto será formalizado por malversación de caudales públicos el próximo 24 de mayo, a raíz de las irregularidades en el Teatro Municipal de Rancagua.

Sobre esto gira la conversación entre Soto y Chadwick luego de la petición:

“¿Mejor cara?” le pregunta Chadwick

“Creo que sí. Ojalá no se enrede lo del teatro”, responde Soto.

“Dios quiera”, le replica el cuestionado ministro.

Los chats revelados por la emisora, concluyen con una conversación entre Soto y su entonces abogado, Luis Hermosilla, quien actualmente se desempeña como asesor del Ministerio del Interior, la cartera liderada por Chadwick.

¿Respecto al teatro regional alguna novedad?, le pregunta el alcalde a Hermosilla, quien le replica:

Si, vamos a declarar en próxima fecha y después archivar.

Seis meses después, el alcalde le escribe a su abogado:

“Me acaba de escribir Emiliano”.

En otra conversación, el edil le contesta a Hermosilla:

Soto: Está disponible, Andrés lo conoce y eficiente cien por ciento.

Al respecto, se consultó a Marta Herrera, la vocera de la fiscalía nacional, si la causa del teatro Municipal de Rancagua estaba a cargo de Emiliano Arias, a lo cual Herrera contestó que era el fiscal Sergio Moya el responsable de la indagatoria.

En tanto, en la causa que originó la revelación, se designó al fiscal de Magallanes, Eugenio Campos, para dilucidar la denuncia interpuesta por Sergio Moya, por presunto tráfico de influencias, violación de secreto y obstrucción a la investigación, en contra de Emiliano Arias.