Las omisiones e irregularidades en su declaración de patrimonio e intereses complican por estos días al diputado de RN, Eduardo Durán.

El parlamentario no contempló los $4 millones provenientes de los diezmos de la Catedral Evangélica, adicionales a la renta que recibe mensualmente por su escaño en el Congreso. El monto es entregado directamente por su padre, el recién destituido obispo Eduardo Durán.

En los próximos días, el legislador tendrá que ofrecer explicaciones tras el requerimiento presentado por su par del Frente Amplio, Gael Yeomans, quien estima que no debió recibir los recursos provenientes de la Iglesia administrada por su padre hasta el pasado lunes.

En febrero pasado, al declarar en la investigación por presunto lavado de activos, el obispo y padre del parlamentario aseguró ante la Fiscalía que recibía cerca de $30 millones mensuales en diezmos. Además, sostuvo que entregaba una “ayuda” de 4,2 millones a su hijo diputado.

“Los diputados no podemos recibir dineros por fuera del ejercicio parlamentario y por lo demás me parece sumamente grave que se juegue también con quienes son fieles y entregan un diezmo”, recordó Yeomans.

El caso sería revisado este miércoles en la Comisión de Ética de la Cámara.