Una nueva señal de apoyo a Juan Guaidó envió Estados Unidos, cuando le otorgó al presidente interino de Venezuela la potestad de decidir qué hacer con la toma de la embajada venezolana en el país norteamericano.

Así lo afirmó el representante especial de Estados Unidos para la crisis en Venezuela, Elliot Abrams, quien dijo que corresponde al representante de Guaidó decidir el momento de la salida de los activistas estadounidenses que ocupan la embajada hace dos semanas. “Este es un asunto que debería ser discutido entre el embajador (Carlos) Vecchio y las fuerzas de seguridad”, dijo Abrams, refiriéndose al embajador designado por Juan Guaidó, y reconocido por la Casa Blanca.

Cabe recordar, que el Gobierno de Estados Unidos había puesto el día miércoles como fecha límite para que los diplomáticos fieles a Maduro se fueran del lugar, pero antes de hacerlo y sabiendo que los enviados de Guaidó pretendían tomar el control de la embajada con el apoyo del Gobierno de Donald Trump, ofrecieron las llaves del edificio a un grupo de chavistas locales.

Desde entonces, el edificio ha estado tomado, por quienes se han autodenominado como “Colectivo para la Protección de la Embajada” y han cubierto el edificio de pancartas que dicen “Las manos fuera de Venezuela”, “No a la guerra por el petróleo” y “No al golpe”.

Desde su tribuna en la ONU, que aún reconoce a Nicolás Maduro como mandatario legítimo, el canciller venezolano Jorge Arreaza, amenazó con “reciprocar” si Estados Unidos ingresa a su embajada en Washington.

Qué locura sería (que EEUU decidiera) ingresar allí ilegalmente. ¿Nosotros hemos propuesto acaso eso en la sede de la embajada de los EEUU en Caracas? Ahora, si lo hicieran ellos, tendríamos que pensar cómo reciprocar en ese caso”, dijo Arreaza.

Cabe recordar que Guaidó es el presidente designado de Venezuela, reconocido por más de 50 países, entre ellos Chile, uno de los primeros en hacerlo.

Por su parte, el representante especial de Estados Unidos para la crisis en Venezuela, indicó que la embajada es un “territorio soberano venezolano” y dijo que los activistas que ocupan el edificio, “tienen que irse”.