El caso de los “cuadernos K” sobre eventual corrupción política que afecta a la ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández, por el cual está siendo investigada por el juez Claudio Bonadio por presuntos pagos irregulares, podría tener un capítulo chileno, si prospera la denuncia que en diciembre de 2018 el empresario Jorge Said Yarur presentó en contra de la aerolínea chilena, LATAM Airlines.

Hasta ahora, la denuncia de Said ante Bonadio no había causado revuelo. Pero el jueves pasado el empresario concurrió a la junta de accionistas de LATAM Airlines y leyó una carta en la que amenazó con ir a la Securities and Exchange Commission (SEC), de Estados Unidos, si Ignacio Cueto, el presidente de la compañía, no da una respuesta satisfactoria a su denuncia.

“Si la compañía que usted preside no da respuestas satisfactorias respecto del pago efectuado a La Cámpora con ocasión de la denuncia presentada por mí en Argentina, me veré en la necesidad de pedir a la SEC que averigüe los alcances de la misma y si hubo o no irregularidades que impliquen un perjuicio en el patrimonio de la compañía respecto de la cual soy accionista”, leyó Said en la junta de accionistas.

El empresario sospecha que pudo haber pagos irregulares de LATAM Airlines, en ese entonces LAN, a miembros de La Cámpora, la agrupación juvenil kirchnerista que administraba algunas empresas y servicios del Estado en el gobierno de Cristina Fernández, como Aerolíneas Argentinas e Intercargo. Según Said, LATAM Airlines pagó varios millones de dólares adicionales a un contrato que ya existía entre la aerolínea e  Intercargo, para destrabar un conflicto judicial entre ambos que mantenía suspendidas las operaciones de la firma chilena.

Entre los documentos que adosa como antecedentes de un comportamiento similar, Said incluye aquellos que hablan de la millonaria multa que ya pagó LAN, y el propio Cueto, ante la SEC, tras admitir pagos irregulares por 1,1 millones de dólares a sindicatos argentinos para relajar normas laborales.

La declaración

“Ratifico la denuncia”, dijo el 20 de diciembre de 2018 Jorge Said Yarur, mientras dos oficiales del Poder Judicial de la Nación de Argentina tomaban nota. “En 2013 LAN pagó 18 millones de dólares más. Entonces, yo vengo como accionista de LAN para que se investigue”, agregó.

La trama que esconde la denuncia que hizo Said puede comprenderse al leer las dos páginas en las que se extienden sus argumentos. En ellas, el empresario reclama que se investigue a LAN por pagos irregulares a La Cámpora y también recuerda las multas que ha debido pagar la compañía por hechos de corrupción empresarial.

“Que se investigue cómo LAN pagó esos 18 millones (de dólares) y cómo Intercargo los recibió, cuando ya existía un contrato por 32 millones de dólares”, dijo Said, ante los funcionarios argentinos. “Que se investigue si emitió una factura, cuál es el concepto de esa factura, que se conozca cómo se hizo la transferencia de dinero, de qué cuenta, toda la información sobre eso”, agregó.

Recordó también que “LAN ya fue multada por la SEC de EE.UU. a pagar 22 millones de dólares, por un cohecho ocurrido en Argentina, donde pagó una factura de 1.150.000 dólares por un cargo de ‘asesoría’, que no lo era”.

Said también aportó copias de artículos de prensa con diversas multas que ha pagado LAN por la colusión global de las empresas de cargo, en Brasil y Europa.