El 2 de mayo de 1519 falleció Leonardo Da Vinci, uno de los mayores artistas del Renacimiento italiano. Fue a la vez pintor, anatomista, arquitecto, botánico, científico, escultor, filósofo, ingeniero y urbanista.

Sin embargo, más allá del talento que todos le reconocían, el artista sufrió persecuciones por parte de las autoridades italianas del siglo XV por su homosexualidad.

Este aspecto de su vida generaba muestras de odio en contra de Da Vinci, incluso, fue Sigmund Freud, quien insinuó que el autor de La Giaconda era homosexual.

En 1476, el artista fue acusado de sodomía que, entonces, era la acusación que se le hacía a los homosexuales, por practicar sexo anal entre hombres.

Los expertos que han realizado biografías del artista, señalan que Da Vinci estuvo en la cárcel junto a otros compañeros de la Escuela de Cione, así también junto a un joven de Florencia, por prostituirse. Sin embargo, el artista fue absuelto por falta de pruebas.

De todas maneras, con esto quedó en evidencia que la sociedad italiana de la época buscaba reprimir cualquier muestra de homosexualidad y que Da Vinci fue perseguido por esto.