Un joven guatemalteco murió tras ser detenido por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en Texas.

Según informaron ayer miércoles las autoridades estadounidenses, el joven de 16 años falleció en un hospital de Texas en el que fue atendido durante varios días en la unidad de cuidados intensivos.

“La causa de la muerte está actualmente bajo revisión y, de acuerdo con las políticas y procedimientos de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), el caso estará sujeto a una revisión completa”, sostuvo la vocera de la Administración para Niños y Familias del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Evelyn Stauffer.

El menor, quien aún no ha sido identificado, fue descrito como un “niño extranjero no acompañado, denominación que se le da a los niños migrantes que llegan a Estados Unidos sin padres, según consigna Europa Press.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Guatemala informó que el menor fue sometido a una operación de emergencia tras presentar una infección grave en el lóbulo frontal. A pesar de la intervención, la infección no mejoró.

El deceso del joven se da a meses de la muerte de otros dos niños migrantes bajo la custodia de la policía de Estados Unidos. Se trata de Jakelin Amei Rosmery Caal Maquín, de 7 años y Felipe Gómez Alonso, de 8, quienes murieron en diciembre del año pasado.