El trombonista Héctor Briceño, más conocido como Parquímetro, fue uno de los músicos chilenos más versátiles de los últimos tiempos y durante su carrera pasó por diversos escenarios para ejercer su labor como artista. Tal era su fama que sus servicios eran requeridos para entretener las fiestas militares durante la dictadura.

Así lo reveló Briceño en una entrevista a The Clinic donde dio a conocer el lado fiestero del dictador que le pedía himnos militares a las cuatro de la mañana cuando estaban “arriba de la pelota“.

“Me tocó trabajar en las fiestas de Año Nuevo en el palacio de Viña del Mar. Tocábamos hasta las siete de la mañana. Yo lo tomaba como un pituto. Y me pagaban bien”, reveló el músico.

En la misma línea, Parquímetro afirmó que no le molestaba tocar en esos espacios puesto que era su trabajo. “Yo estaba trabajando. Estaba recién casado y tenía que sustentar a mis hijas. No me obligaron a tocar, pero siempre fui porque si no toco, no gano”, recalcó.

“Conozco músicos allendistas y pinochetistas que tuvieron trabajo antes, durante y después de la dictadura. Si la música no tiene color político“, agregó.

Además de esto, Briceño reveló los gustos musicales que tenía el ex general. “Sí, me pedía himnos militares y yo me los sabía todos, como el himno de la Escuela de Infantería. Y los pedía tipo tres o cuatro de la mañana, cuando estaban arriba de la pelota y se ponían a cantar. A Pinochet le gustaba cantar tango, pero cantaba de todo. Era bien afinado“, afirmó.