Revolución Democrática (RD), el Partido Humanista (PH) y el Partido Comunes, son tres de las fuerzas que hoy representan al Frente Amplio (FA) en el Congreso. A estos tres grupos, se suma una nueva colectividad que por estos días vive su proceso de elecciones internas: Convergencia Social.

Este nuevo partido está conformado por el Movimiento Autonomista (MA), Izquierda Libertaria (IL), Nueva Democracia (ND) y Socialismo y Libertad (SOL). Esta convergencia espera posicionar a este grupo como la segunda fuerza más importante del FA, reuniendo a cuatro parlamentarios, los autonomistas Gabriel Boric, Gonzalo Winter y Diego Ibáñez y la libertaria Gael Yeomans.

Yeomans, precisamente, es una de las candidatas a la presidencia de Convergencia Social. La diputada del distrito 13 representa a la lista “La Corriente”, que se enfrenta a la lista “Movilizando Territorios” de la vocera del Movimiento Autonomista, Stephanie Peñaloza.

Mientras la primera cuenta con el respaldo de IL, la Alcaldía Ciudadana de Valparaíso y el lote Convergencia de Izquierdas del MA, la segunda recibe el apoyo de SOL, ND y otros sectores del MA.

Las votaciones -a realizarse entre el 11 y 13 de mayo- se realizarán luego de las elecciones en que se escogió la tesis que sentará las líneas generales de la nueva colectividad. Tras este proceso, donde participaron 1.672 militantes de un padrón total de 2.554 personas, la opción ganadora -con 731 preferencias- resultó ser “La Corriente”, el proyecto liderado por Yeomans y el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp.

En esta oportunidad, los militantes agrupados bajo la lista “Desbordar lo posible” y que tienen como referentes a los diputados autonomistas Gonzalo Winter y Gabriel Boric, decidieron no presentar candidatura para la presidencia del partido, pero sí para otros cargos intermedios. Cabe recordar que la tesis de los parlamentarios fue la menos votada en el pasado proceso, con 214 preferencias.

A pesar de que los resultados obtenidos en la votación de las tesis podría dar orientaciones respecto al desenlace de esta elección, Peñaloza es enfática en que la disputa se da en un “escenario abierto”. “La presidencia no se va a definir por qué líder es más reconocida, sino que todo se engloba dentro de un proyecto colectivo”, indica la dirigenta.

En este escenario, su proyecto deberá conquistar los votos de la militancia que no sufragó en el anterior proceso, así como también a los electores que se inclinaron hacia la opción de Boric y Winter. A tres días de las elecciones, estos dos diputados aún no han respaldado públicamente a alguna de las dos candidaturas.

Actividad de campaña de la lista “Movilizando Territorios” en Valparaíso

Quehaceres políticos

Es posible encontrar varios puntos en común en los planteamientos de las listas. Por ejemplo, tanto para Yeomans como para Peñaloza, fortalecer el dialogo con las bases será una prioridad. Asimismo, la descentralización del partido y el respaldo a líderes regionales, son medidas relevadas en este proceso eleccionario.

En ese sentido, Yeomans explica que su proyecto se basa en “el legado de la izquierda del siglo XX”, pero que plantea críticas a la forma en que ha desarrollado la política en los últimos años. “Este partido lo construye la militancia y por eso aspiramos a la unidad interna. Queremos que el diálogo y el debate político se dé en el conjunto, porque entendemos que esa es la manera de construcción de la que nosotros hemos sido parte en nuestra historia y queremos que el partido que construyamos a futuro lo mantenga”, sostuvo.

De esta forma, la diputada sostiene que el feminismo jugará un rol central en su gestión, al igual que otras luchas que han sido relegadas a segundos planos por la vieja política. Con estos objetivos en mente, la parlamentaria también pone el acento en que “esta organización debe representar no solamente a Santiago, sino que ser una alternativa política a lo largo de todo Chile”.

Por su parte, Peñaloza también señala que su proyecto es “profundamente feminista” y que además pondrán el foco en temáticas como derechos laborales o el fin del extractivismo. En busca del sentir de la militancia, por estos días la vocera del MA ha visitado varias regiones del país para conocer las posiciones de las bases.

“El partido no se agota en el centro, ya que existen muchísimos proyectos en cada lugar donde tenemos militantes. Somos un partido que va a nacer teniendo integrantes en todas las regiones y en el territorio internacional, y eso no se puede dejar pasar”, comenta Peñaloza.

Para desmarcarse de la lista de Yeomans, la candidata señala que su proyecto se enfocará en “potenciar directamente las bases políticas y sociales en cada una de las instancias de nuestro nuevo partido. Hay un rol que han cumplido los diputados con un súper buen desempeño y también la Alcaldía Ciudadana, pero nosotros creemos que hay que potenciar no sólo los cargos políticos, sino que también los núcleos donde estamos haciendo política. Creemos que esa política debe nacer desde el partido para proyectarse en el parlamento, en las alcaldías y en los distintos proyectos. No debe ser al revés”.

Respecto de su rol al interior del FA, Peñaloza asegura que como presidenta espera cumplir un papel propositivo, para que el bloque profundice su arraigo con los movimientos sociales y las organizaciones. “Por ejemplo, en el Congreso del FA debemos definir cómo vamos a dotar de mayor contenido al bloque y en esa disputa queremos ser líderes de una política clara donde se busquen alianzas que unan lo social con lo político”, detalla.

Yeomans, en tanto, expresa que se debe fortalecer el FA desde sus “diferencias y sintonías”. Eso sí, destaca que ideológicamente mantienen distancia con otros partidos del conglomerado. “Nosotros nos sentimos herederos y nos hacemos cargo de la izquierda de nuestro país. Nos entendemos desde una tradición socialista y feminista, y de desde ahí nosotros definimos nuestra política. Son definiciones que no tienen otros partidos legítimamente”, comenta.

Afiche de propaganda lista “La Corriente”

Un proceso no exento de críticas

En medio de este escenario, el nuevo partido Convergencia Social también ha debido enfrentar la fuga de decenas de sus militantes, que se han restado de la fusión denunciando no estar conformes con la manera en que se ha llevado el proceso. De esta forma, una renuncia colectiva por parte de 72 personas -cercanas al ala más de izquierda del grupo- matiza el ambiente de campaña en la colectividad.

En su comunicado, los firmantes identificados bajo el nombre de Poder Popular Autonomista, expresan que “la renuncia continua de militantes da cuenta del fracaso, al que creemos está destinada la convergencia, ya que, sólo solidifica una base política pro elecciones, que no disputará las verdaderas luchas de los pueblos”.

Esta crítica -que ha trascendido desde un periodo cercano a las votaciones de las tesis- ha sido rechazada por distintos dirigentes, como los secretarios generales del MA e IL, Constanza Schönhaut y Lucas Cifuentes, respectivamente. Dichos representantes, han aclarado que la convergencia trasciende a motivos electorales.

Respecto a eso, otro punto en el que coinciden es en la autocrítica que realizan del proceso. Ambas dirigentas destacan que la unión ha sido enriquecedora para la organización y que tomarán los aprendizajes de estos debates para dar respuesta a varios pendientes propios de una colectividad naciente.

“Generar unidad entre varios tiene sus complejidades porque cada uno tiene su punto de vista y en lo que terminamos cuajando es expresión de ello. Acá nadie tiene una receta de cómo generar una nueva organización. Los que empezamos este proceso sabíamos que una convergencia no se iba a realizar en tres meses y, por lo tanto, todavía estamos en proceso de construcción de unidad”, sostiene Yeomans.

Por su parte, Peñaloza indica que “seguramente nos hemos equivocado, pero el proceso, en general, es revolucionario, donde hay una izquierda que se está juntando en pos de un proyecto común, que le cambie la vida a las personas”.