En entrevista con Vanity Fair, el cineasta español Pedro Almodóvar contó que intentaron abusar de él en el colegio de curas en el que estudió cuando era niño.

“En el colegio se producían muchísimos abusos, sobre todo con los niños más pequeños. Tenía diez años y con mis coetáneos pasaba 24 horas al día. En la habitación, de noche, nos contábamos nuestras experiencias”, detalló.

Además, Almodóvar aseguró que “recuerdo al menos a 20 niños que vivían en el colegio y habían sido acosados. Lo intentaron también conmigo, pero siempre logré escapar. Había un cura en el patio que siempre me daba la mano para que se la besara. Nunca lo hice. Huía. Teníamos mucho miedo”.

El cineasta repasó sus recuerdos en medio de la promoción de su última cinta,”Dolor y Gloria”, una película de tono autobiográfico y que competirá en Cannes.

“Los rumores de los abusos traspasaron los muros del colegio y como los casos eran tan concretos y numerosos la dirección de los salesianos tuvo que intervenir”, contó. “¿Y qué hicieron? Enviaron a los responsables de los abusos a un internado para adolescentes. Sin castigo”, añadió el director, que ha abordado esta problemática en sus películas.

Almodóvar apuntó a la responsabilidad de la Iglesia en este escenario: “No se si el papa está haciendo una revolución o si no está haciendo nada. Lo que se es que no está haciendo lo suficiente, no solo contra los abusos sino acerca de la sexualidad de los curas”, argumentó.

“Estoy seguro de que si se aceptara el fin del celibato, el 90 por ciento de los abusos desaparecería”, recalcó, agregando que “los hombres y mujeres tienen deseos que no pueden cortar como si fueran las ramas de un árbol”.

Por último, cuestionó la postura de la Iglesia ante las mujeres: “En un momento histórico en el que el feminismo levanta la cabeza, la Iglesia sigue considerando a la monja un ser inferior sin derecho alguno”, replicó.