Se acaba de promulgar la Ley corta que modifica la ley N°20.032, que inyecta 10 mil millones de pesos adicionales durante este año para los organismos colaboradores (conocidos como Ocas), del SENAME.

Por su parte, han pasado 3 años  de la muerte de Lissette Villa. Recién la semana pasada supimos que serán formalizadas cuatro funcionarias del Cread Galvarino. Además, el Ministerio Público comunicó su decisión de no perseverar respecto de la exdirectora Marcela Labraña.

Vale preguntarse si algo ha cambiado, si se ha hecho justicia, o si la inyección de plata que propone este gobierno será una solución. Vale preguntarse también a quien va ir esta plata y que pasará con las instituciones que han estado involucradas en las muertes de los niños.

Buscando, podemos encontrar que existen tres sentencias las cuales paso a contar:

Rechel Contreras era una niña de 10 años, padecía de lupus erimatoso sistémico complejo. Vivía en la residencia Alceste Piergiovanni de Quinta de Tilcoco, de donde nunca debió salir, sin embargo fué llevada de paseo a Pichidangui. Debido a su diagnóstico médico, la niña debía tomar remedios y contar con el cuidado permanente de una cuidadora. Sin embargo, al sufrir una descompensación, esta actuó tardíamente, trayendo como consecuencia que Rechel falleciera la madrugada del día siguiente. Por su muerte, fueron formalizadas la directora y la educadora de trato directo, ambas por el delito de cuasi delito de homicidio. La pena para ambas fue de arraigo nacional, firma mensual y quincenal.

Luis Maicol Lara era un pequeñito que vivía en una residencia de Aldeas SOS, en Antofagasta. La tarde del 29 octubre de 2013, el pequeño estaba al cuidado de una educadora de trato directo, quien lo encerró en la casa 10 de la residencia. A las 20:00 horas se inició un incendio al interior, el pequeño Luis no pudo escapar de las llamas, estaba solo, encerrado y tenía tan solo 4 años. Por su muerte fueron formalizadas,  por el delito de cuasi delito de homicidio, tanto la educadora de trato directo como la directora. La pena para ambas también fue de arraigo nacional, firma mensual y quincenal.

Christopher Vilches era un bebé de 5 meses, perdió la vida al interior del hogar San Arnoldo, de la fundación Verbo Divino en Puerto Varas, en el año 2015. La causa de muerte fue asfixia por broncoaspiración. Esta causa se repite mucho en los niños bajo la “protección” del Estado, se da porque las cuidadoras dejan a los bebes tomando mamadera sin supervisión. El tribunal condenó por cuasidelito de homicidio a la educadora de párvulos que estaba a cargo del bebe al momento de su muerte, la pena fue apenas de 300 días con beneficio de remisión condicional.

Cualquiera esperaría que estas fundaciones ya no presten servicios para el Estado, que reciban sanción administrativa o el pago de alguna multa, entre otras sanciones. Sin embargo, nada de esto ha pasado ni pasará.

La gente no lo sabe, pero el 95% de las residencias de SENAME son de privados, (fundaciones) en Chile solo hay 11 CREAD (centros de administración directa del Estado en ámbito de protección). De hecho, de los 210 niños que fallecieron en residencias: solo 40 estaban en los CREAD y los otros 170 estaban bajo el cuidado de los llamados Ocas, como es el caso de Rechel, Luis Maicol y Christopher.

En diciembre de 2016, Solange Huerta tuvo que reconocer a nombre del Estado la muerte de 1.313 personas bajo protección del Estado, a marzo de este año la cifra aumento a 1.659 personas ya sea en protección, Responsabilidad penal adolescente y adopción.

Han querido hacernos creer que este dinero va directo a los niños, lo cual es falso. El dinero va tanto a los Organismos Colaboradores que han protegido a los niños y a los que han fallado en su gestión, sin distinción alguna. Las acciones hablan más que las palabras, la protección, la dignidad y la vida de estos niños se transa en el libre mercado.

Tanto los legisladores como el gobierno, han instalado el falso discurso de que las muertes y abusos han sido por falta de recursos. No obstante, la inyección de estas platas no viene a garantizar acceso a salud, educación, reparación o justicia de los niños, niñas y adolescentes.


Fundadora y directora ejecutiva de Fundacion Infancia.