El 11 de mayo se realizó una inédita marcha LGTBI no autorizada en Cuba. Esta marcha “independiente” fue realizada luego de la cancelación de la Conga Cubana contra la Homofobia y la Transfobia por parte del gobierno cubano y terminó con la represión de parte de la policía a los manifestantes.

Todo partió luego de la cancelación de la Conga Cubana contra la Homofobia y la Transfobia organizada por el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), que tomó por sorpresa a activistas y militantes por los derechos de las minorías sexuales en Cuba. La razón que esgrimió el gobierno cubano, fue de que no existían las condiciones necesarias para realizarla luego de los constantes ataques y presiones internacionales en contra de la isla a raíz del contexto de crisis que se vive en Venezuela.

El temor era que esta marcha anual que se realiza en Cuba desde el año 2007 fuera utilizada por la oposición al gobierno cubano para desestabilizar políticamente. “Las nuevas tensiones en el contexto internacional y regional afectan de manera directa e indirecta a nuestro país y tiene impactos tangibles e intangibles en el normal desenvolvimiento de nuestra vida cotidiana y en la implementación de las políticas del Estado cubano”, señaló la CENESEX en el comunicado en que informan de la cancelación.

Esto provocó que diversos activistas y organizadores disidentes del gobierno cubano, realizaran una marcha “alternativa a la Conga sin contar con la autorización”. Esta inédita marcha realizada en La Habana tuvo incidentes al final y detenidos. Cabe señalar, que hay grupos LGBTI pro gobierno que han mencionado la vinculación de los convocantes de la marcha con grupos políticos organizados desde EEUU.

 

La directora del CENESEX, hija de Raúl Castro y principal activista por los derechos LGTBI en la isla, Mariela Castro, calificó la marcha alternativa como un “show convocado desde Miami y Matanzas” mientras realizaba una Fiesta por la Diversidad a la misma hora de la marcha alternativa como respuesta la cancelación de la Conga.

A eso sumó una publicación que recogió los comentarios del activista chileno LGTBI, Victor Hugo Robles, más conocido como “el che de los gays” , y señaló que “las imágenes de la marcha de la diversidad en las calles de La Habana de este sábado 11 de mayo de 2019 esconden no solo el deseo legítimo de mayores espacios de derechos para todos y todas sino la puesta en escena de una orquestada operación que busca cuestionar el trabajo señero e imprescindible del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba CENESEX. La libertad que se demanda públicamente aparece hermanada con el apoyo a la invasión de USA en Venezuela y la desestabilización política – mediática de los gobiernos de izquierdas en América Latina y el Caribe. Los imborrables colores de nuestro arcoíris se pintan con brochas orgullosamente antiimperialista”.