A partir de una amplia coordinación entre decenas de asociaciones regionales de docentes y federaciones estudiantiles de todo Brasil, desde mediados de la semana pasada, el mundo de la educación promete realizar una importante jornada de manifestaciones en contra de las medidas de corte presupuestarios en las universidades escuelas públicas del país de la samba, a la que han nombrado Huelga Nacional por la Defensa de la Educación.

El objetivo es realizar una paralización de las universidades y escuelas públicas durante todo un día. La fecha definida fue el miércoles 15 y contará con diferentes actos diferentes universidades y escuelas brasileñas.

Según Celso Napolitano, presidente de la Federación de Profesores de São Paulo (Fepesp, una de las entidades que ha liderado la convocatoria de la huelga), las acciones se realizarán en las calles o dentro de las sedes de cada institución. En entrevista para el canal televisivo TVT, Napolitano contó que “en São Paulo habrá diferentes eventos, desde marchas hasta actos para tratar de hablar con la gente, y que conozcan las razones de nuestras demandas”.

El docente también recalcó que cada ciudad contará con eventos de acuerdo a los resguardos que crean ser necesarios, debido a que se espera una fuerte represión de las fuerzas de seguridad, especialmente en Estados donde los gobernadores son aliados del presidente Jair Bolsonaro, como son São Paulo (João Dória Jr) y Río de Janeiro (por Wilson Witzel).

La jornada de manifestaciones en Brasil tendrá como objetivo manifestar el desagrado por el congelamiento de 30% en el presupuesto de las universidades y escuelas públicas brasileñas, anunciado la semana pasada por el ministro de Educación, Abraham Weintraub.

Por su parte, la Unión Nacional de los Estudiantes de Brasil (UNE) ha realizado un llamado para que las diferentes organizaciones que han estado manifestando su desagrado con la medida del gobierno desde la semana pasada reúnan sus fuerzas a partir de este miércoles en favor de la causa. La presidenta de órgano estudiantil, Marianna Dias, afirma que “la sociedad entera, no solo los profesores y alumnos, vamos a entregar nuestro mensaje a Bolsonaro esta semana, para que él se de cuenta de que eso no es una casualidad, es lo normal que sucede cuando la gente siente que se les están boicoteando a las políticas públicas”.

Otro factor que puede sumar al posible éxito de la jornada es el apoyo de diferentes artistas ya expresados en comunicados y publicaciones en redes sociales, incluyendo algunos pesos pesados de la música brasileña, como Gilberto Gil, Chico Buarque y Elza Soares.

Además, el evento también contará con respaldo internacional: el viernes pasado, los organizadores de la Huelga Nacional por la Defensa de la Educación difundieron un manifiesto firmado por más de 11 mil académicos de universidades de todo el mundo, en el que se repudia a las políticas de corte de inversiones en Educación por parte del gobierno de Jair Bolsonaro, además de la extinción de las disciplinas de Filosofía y Sociología en esas instituciones públicas. Entre los firmantes están académicos de universidades como Harvard, Princeton, Oxford y Cambridge, entre otras.