El 8×05 de Game of Thrones se convirtió en uno de los capítulos más polémicos de la serie de HBO. Amado por algunos y odiado por otros, el penúltimo episodio de la saga dio un paso definitivo hacia un nuevo estado de las cosas en Westeros. Aunque aún queda tiempo para saber quién se quedará con el Trono de Hierro, una cosa quedó clara, no existe ninguna revolución que no se ampare en la fuerza militar.

Uno de los aspectos más criticados por los espectadores fue el giro que tomó en la serie Daenerys Targaryen, quien hizo caso omiso a las advertencias de sus consejeros y decidió darle un remate sangriento a una guerra que ya estaba decidida. Con una demostración de fuerza imponente, la rompedora de cadenas se paseó con su dragón por Desembarco del Rey incendiando todo a su paso en una de las escenas de la televisión que quedará marcada literalmente a fuego en la cabeza de los espectadores.

Sin embargo, esta escena de ficción no está muy alejada de la forma en la que algunos personajes de la historia han llegado al poder. Basta remitirnos al 8×05 chileno que ocurrió un 11 de septiembre en 1973. Aquel día el ejército comandado por Augusto Pinochet ya tenía la guerra ganada. No había ningún adversario que le pudiera hacer frente a los tanques que asediaban La Moneda. Ante esto, Allende, quien en un primer momento se rehusó a dejar el poder, entendió que la partida estaba perdida y llamó al pueblo a “defenderse pero no a sacrificarse”.

A pesar del toque de campana que realizó el líder de la UP, Pinochet decidió tirar toda la carne a la parrilla y mandó a los dragones de la FACH a destruir La Moneda. No le importó destruir el mayor símbolo republicano del país debido a que la espectacularidad de este acto le demostraría a todo Chile quien estaba en control de la situación.

Hay algunos que afirman que la estrategia que utilizó Daenerys para llegar al poder fue exagerada. Sin embargo, en la misma serie su rival Cersei Lannister afirmó que el poder estaba por encima de cualquier cosa. Esto se evidencia en una escena donde le demuestra a Petyr Baelish (Meñique), uno de los personajes más inteligentes de la serie, que su guardia lo podía asesinar en cualquier momento.

Esta misma advertencia se la hizo Fidel Castro a Allende en 1972 cuando el mandatario chileno se encontraba de visita en La Habana. En la isla, el revolucionario le recomendó al socialista que armara a su pueblo puesto que no creía que una transición democrática le pudiera hacer frente a la oposición imperialista. El tiempo, finalmente, le terminó dando la razón a Castro debido a que la revolución con “sabor a vino tinto y empanadas” no le pudo hacer frente a los dragones de Pinochet, que le sirvieron para reinar por 17 años.

Si bien Pinochet y Dany no son exactamente iguales, ambos optaron por la espectacularidad para llegar al poder y decidieron masacrar al pueblo que prometieron liberar.