Durante este jueves el edificio administrativo del Parlamento venezolano fue cerrado luego de recibir una nueva alerta de bomba contra el Poder Legislativo. El pasado martes la sede principal también recibió un aviso de alarma de explosivos.

Un empleado encontró un maletín sospechoso en el segundo sótano del edificio que se encuentra a pocos metros del Palacio Federal Legislativo, donde se reúnen los diputados.

“Pajaritos cerrado por presunto artefacto explosivo detrás de una papelera. En espera del (Servicio Bolivariano de Inteligencia) Sebin”, señalaron las fuentes de Gobierno, aludiendo al nombre con el que conocen el edificio.

Además, el propio Parlamento informó sobre lo ocurrido en su cuenta de Twitter, sin entregar más detalles sobre los resguardos que tomarán durante las próximas horas.

Mientras, trabajadores administrativos y funcionarios abandonaron el edificio, a la espera de los contingentes antiexplosivos que se harían cargo de revisar el maletín. Se trata de la segunda alerta de bomba que el Parlamento recibe esta semana -el martes fueron obligados a suspender las sesiones- y del tercer aviso durante este año.