Tras la fallida nominación de la ministra Dobra Lusic para llegar a la Corte Suprema, en menos de 24 horas el gobierno presentó su nueva carta para ascender al máximo tribunal de justicia del país.

Se trata de la ministra de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, María Angélica Repetto, quien consiguió seis votos en la quina elaborada por los ministros de la Corte, en marzo pasado, quedando después de la ministra Lusic (11) y del ministro de la Corte de Apelaciones de San Miguel, Roberto Contreras (7). A la vez, empató con los votos de otros dos ministros, pero salió escogida después de un sorteo.

El nombramiento de Lusic resultó ser un traspié para el gobierno porque no tenía asegurados los votos en la sala del Senado. Esto, por los distintos cuestionamientos que surgieron apuntando a eventual tráfico de influencias en que la jueza estaría involucrada.

Con la salida de la ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago de la carrera, ahora Repetto podría ser la reemplazante del jubilado ex ministro Milton Juica. Su ratificación está en manos del Senado.

De un perfil cercano a la centroderecha, Repetto estudió en la Universidad Católica de Valparaíso, donde luego realizó clases. Su esposo es el abogado Eduardo González Lara, quien fue relator en la Corte Suprema.

Al anunciar su nombre, el ministro Larraín destacó la trayectoria de Repetto y su buen desempeño en el Poder Judicial. La ministra inició su carrera en el Primer Juzgado Civil de Valparaíso y tuvo un paso por los juzgados de letras de San Felipe y Los Andes.

En su currículo también suma haber sido relatora de la corte de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, luego secretaria titular del Segundo Juzgado del Crimen de Valparaíso y Cuarto Juzgado Civil de Viña del Mar. Desde el 2002, en tanto, es ministra en la Corte de Apelaciones de Valparaíso.

A diferencia de Lusic, quien fue destacada en un sector de la oposición por sus fallos en derechos humanos, Reppetto se ha inhabilitado en algunas causas en la materia por una relación de parentesco que tendría con el ex ministro del Interior del dictador Augusto Pinochet, Ricardo García Rodríguez, según consignó La Tercera.

Esta nueva nominación ha generado ruido en la oposición por la falta de negociación desde La Moneda. Desde el Senado manifestaron que se tiene que ir más allá de los requisitos formales para analizar la postulación y fortalecer la transparencia en el proceso y el diálogo para mantener los equilibrios en las designaciones. Todo esto, determinó la salida de la ministra Lusic en su carrera por ascender a la Suprema.