Una comisión mixta del Parlamento y del gobierno alemán presentó un plan de ayuda financiera para las víctimas de Colonia Dignidad. La propuesta analiza pagos de hasta 10 mil euros por persona (cerca de 7,7 millones de pesos chilenos), además de apoyo para cuidados especiales por enfermedad y ancianidad.

Durante la presentación de la iniciativa, la diputada verde Renate Künast señaló que se trata de “una ayuda, un reconocimiento del dolor, pero sabemos que el sufrimiento no puede ser borrado”.

Los primeros pagos se destinarán a un grupo de 50 personas que se encuentran identificadas como víctimas. Hay otro grupo de personas identificadas como victimarias que no se encuentran contempladas en las ayudas. También hay otras personas que fueron víctimas y victimarios y para resolverlo se examinará cada caso individual.

Aunque Alemania no reconoce una responsabilidad jurídica en los crímenes de Colonia Dignidad, sí asume una responsabilidad moral por lo ocurrido y admite que varios de sus diplomáticos fueron cómplices de los hechos, en algunos casos por omisión.

En este sentido, la parlamentaria Künast manifestó que “quien haya estado en lo que fue Colonia Dignidad o haya hablado con las víctimas no puede volver a dejar de lado el tema”. A la vez, recordó que “cuando Paul Schäfer huyó a Chile en 1961 ya había en Alemania una orden de detención en su contra por abuso de menores. Ya se sabía quién era y sin embargo recibió ayuda para crear la colonia”.

El antiguo enclave alemán fue fundado por el antiguo suboficial nazi Paul Schäfer y fue un espacio donde se cometieron abusos sexuales y torturas, en causa común durante el régimen de Augusto Pinochet.

El monto total de las indemnizaciones para las víctimas de Colonia Dignidad será de unos 3,5 millones de euros de aquí a 2024.