El último capítulo de Game of Thrones estuvo marcado por la incógnita de quién se quedaría con el Trono de Hierro.

La difícil decisión quedó en manos de los gobernantes de los siete reinos, quienes debieron decidir quién ocuparía el trono tras la muerte de Daenerys Targaryen.

En ese momento, uno de los personajes más queridos por los fans, hablamos de Samwell Tarly, propuso instaurar la democracia en Westeros.

“Quizás, la decisión de qué es lo mejor para todos debería ser tomada…. por todos”, sostuvo Sam.

Ante esto, los gobernantes de los reinos se rieron en su cara y finalmente su idea fue descartada.