País

Rebeca Zamora, candidata a consejera en elecciones del Colegio de Abogados: “Necesitamos más feminismo porque es ético y tiene vocación igualitarista”

Por: Vanessa Vargas Rojas / Publicado: 20.05.2019
60475156_327995827881287_2799679182131429376_n /
La abogada e integrante de Abofem es una de las candidatas a consejeras de la lista "Todas y Todos" que competirá en las próximas elecciones del Colegio de Abogados. Rebeca Zamora explica la importancia de esta votación y recalca "la necesidad de incorporar un enfoque de género en el derecho, en todas sus etapas, desde que se genera a su aplicación, desde su enseñanza y pasando por las distintas áreas".

Hace casi un año, cuando la ola feminista hacía temblar las aulas de las universidades en paro y tomas a lo largo del país, un grupo de mujeres profesionales canalizó ese impulso en la creación de la Asociación de Abogadas Feministas de Chile (Abofem). Desde entonces han marcado presencia en el debate jurídico y público con puntos de vista que se posicionan desde el discurso y la práctica feminista.

Esta vez, la agrupación se suma a un desafío mayor, que contempla disputar un espacio históricamente hegemonizado por hombres. Junto a la lista “Todas y todos”, compuesta por candidatos del Partido Comunista, el Partido Socialista, el Partido Radical, Revolución Democrática y la Abofem, esperan competir por las elecciones de consejeros en el Colegio de Abogados, el próximo 4, 5 y 6 de junio.

Un total de cuatro listas con 36 candidatos se enfrentarán para definir 9 puestos en el Consejo General de la Orden, por los siguientes cuatro años. Esta vez, la instancia tendrá un tono especial porque serán las primeras elecciones desde que se estableció una cuota de género para la composición del organismo, donde el 40% de los representantes electos deberán ser mujeres.

La campaña de “Todas y Todos” se lanzó el pasado 13 de mayo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Los candidatos por el PS son Paulina Vodanovic y Álvaro Fuentealba, mientras que Eduardo Contreras y Jaime Gajardo serán las cartas del PC. Por el PRSD competirán Macarena Carvallo Silva y Alfredo Bañados Lagos del PRSD y Marta De La Fuente Olguín y Amaro Oróstica Ortega irán por Revolución Democrática, finalizando con Rebeca Zamora Piacini por Abofem.

En conversación con El Desconcierto, la abogada Rebeca Zamora detalla los objetivos de su campaña y cuáles son las propuestas que emergen para el Colegio de Abogados desde un enfoque feminista transversal. 

“Yo creo que estas elecciones son muy distintas a las anteriores y han suscitado un interés importante por dos razones: primero porque hoy en día nos estamos jugando mayor participación femenina habiendo incorporado las cuotas. Pero también porque vemos un efecto que sentimos que veremos de manera más reiterada en las instituciones, que es el feminismo y el despertar de esta ola feminista que parte en 2018 y que está demandando una mayor participación de las mujeres”, puntualiza Rebeca.

A su juicio, Zamora reflexiona que lo que ocurre hoy en el Colegio de Abogados es una influencia directa “de lo que ha empezado a pasar en Chile muy fuertemente desde 2018. No digo que antes no hubiera nada pero muy fuertemente desde 2018. Eso es lo que veo que está detrás”.

“Es necesario incorporar el enfoque de género en el derecho en todas sus etapas”

En su discurso de lanzamiento de candidatura, Rebeca Zamora señaló sin medias tintas que el derecho es de plano androcéntrico y patriarcal. “Las normas jurídicas han sido creadas por los hombres y tomando al hombre blanco como la medida de lo normal, subordinando a las mujeres y otros cuerpos feminizados a esta medida. Ello genera un tratamiento normativo que nos restringe el ejercicio de nuestra libertad y nuestros derechos en un plano de igualdad”, reflexionó.

-¿Cómo fue conseguir la cuota de género al interior del organismo? No debe haber sido una disputa fácil.

Yo creo que hubiera sido mucho mejor que esta iniciativa hubiera venido desde el propio Colegio. Pero finalmente abogados de manera externa presentan esta solicitud para modificar los estatutos, hay toda una campaña que se produce para recolectar los votos necesarios, y finalmente se logra con una abrumadora mayoría cambiar los estatutos que hoy nos van a permitir las cuotas.

Yo creo que había consciencia de la relevancia que esto tenía y de la importancia de aumentar la participación femenina. Nosotros estuvimos el día de la votación, habló nuestra presidenta ejecutiva que es Bárbara Sepúlveda, vimos quiénes se oponían a esto y la verdad es que era mínimo. Había un apoyo importante y muy transversal a la necesidad de aplicar este mecanismo para aumentar la participación.

-En este escenario, ¿cuál es la propuesta que hace Abofem y qué representa?

Nuestra lista se llama Todos y Todas al colegio, es una lista de izquierda y feminista. Nosotras hemos querido contribuir en esta lista con nuestra mirada feminista, con los valores que tenemos nosotras como asociación. Esta necesidad de incorporar el enfoque de género en el derecho, en todas sus etapas, desde que se genera a su aplicación, su enseñanza, pasando por todos esos procesos y por las distintas áreas. No tenemos problemas de género solamente en derecho penal o derecho laboral, en el derecho público y en otras áreas, de consumidores incluso, podemos notar que se requiere otro enfoque. Eso es lo que nosotros queremos aportar a esta lista.

Por ejemplo, hoy el Código de Ética que tiene el colegio no tiene un protocolo o una regulación especial ante el acoso sexual. Entonces un colega te acosa a la salida de una audiencia o en una reunión privada -han habido casos- y una no tiene cómo reclamar eso. Y aún si pudiera hacerlo, entendiendo que por normas y principios generales yo podría hacer ese reclamo, hoy día los procedimientos sancionatorios del Colegio se demoran hasta cuatro años. Entonces, para los casos de abuso sexual estamos muy lejos de lo que ocurre en materia laboral respecto al abuso sexual, que se tiene que investigar en 30 días. Eso es porque no tenemos un protocolo y las colegas no saben si es que eso se podría o no hacer en el Colegio. No hay una mención expresa en el Código, así que esa regulación se necesita de manera urgente.

Como Abofem, nos interesa aportar este enfoque de manera específica a la lista pero también tenemos otras propuestas: creemos que es importante devolverle el control ético al Colegio de Abogados, creemos que es necesario fomentar mayor participación de otros actores que tradicionalmente no han estado representados o incluidos. Hablo de los funcionarios públicos o de los abogados que ejercen de manera independiente, quienes no se colegian. Es importante fomentar esa colegiatura de la gente más joven que no le encuentra sentido al colegio, no hemos logrado que lo hagan incluso estando el beneficio de que el primer año es gratis.

¿Por qué crees que pasa eso? Porque hay un diagnóstico que hacen en la presentación de la lista sobre el elitismo del colegio y la falta de conexión con las demandas ciudadanas.

Yo creo que eso tiene que ver con dos cosas: primero, el colegio tradicionalmente ha tenido como consejeros son socios de los principales estudios jurídicos del país. No tenemos un funcionario público, un abogado independiente, no se ha visto eso. Entonces es un espacio que los funcionarios públicos miran y dicen no, no me representa, no tienen idea de los problemas de trabajo que yo tengo, nada. Lo otro es que al igual que una serie de instituciones el Colegio le da un poco la espalda a la ciudadanía, no se ha preocupado de temas al que le podría poner más atención, no digo que no se ha hecho nada, no hablo de un Colegio en crisis. Hablaría de un Colegio en crisis si es que hubieran actos de corrupción, que no hay. Pero sí creo que podría haber mayor pronunciamiento respecto de las demandas ciudadanas.

Por ejemplo en 2018, que es el año del feminismo, no hay ninguna declaración pública en ese sentido desde el Colegio y lo único que hay es una declaración porque le pegaron al presidente del TC, Iván Oróstica. Algo pasa que no logran ser una voz ante temas que afectan y preocupan a la ciudadanía.

Un sistema judicial en jaque

La abogada también toma postura ante los debates que el feminismo ha despertado en temas referentes a delitos de acoso o violencia sexual contra mujeres. El proceso que enfrentan las víctimas desde el momento de la denuncia a un eventual juicio es una de las preocupaciones de Abofem, especialmente porque el sistema falla a la hora de proteger a las mujeres pero también a la hora de impartir justicia cuando han sido violentadas.

-¿Qué postura que tienen respecto a la forma en que la justicia enfrenta delitos sexuales? Publicamos recientemente un artículo sobre lo ocurrido en el pub “El Tablón” de Linares, donde el acusado termina absuelto tras un juicio donde constantemente se cuestionó a la víctima con sesgos machistas y se omitieron pruebas fundamentales. 

Sí, yo conozco el caso que mencionas. Nosotras como abogadas feministas respetamos y promovemos la protección respecto de las garantías de las personas que son acusadas y su presunción de inocencia. Eso es bueno aclararlo, son garantías universales. Lo que a nosotras nos interesa destacar es que tenemos, dentro de todo el proceso en que una víctima de estos delitos denuncia, una serie de prejuicios, trabas y sesgos que le van a impedir ejercer sus derechos. Cuando una mujer se presenta ante un funcionario a hacer una denuncia y le responden que mejor se arregle con su marido o cuando a una víctima le dicen que no está llorando como si hubiera sufrido una violación, cuando cuestionan cómo andaba vestida y luego esas dudas las tiene que enfrentar durante todo el proceso, se está vulnerando a la víctima. Nosotras pedimos que en la ponderación de las pruebas y el relato exista un enfoque de género.

No se tiene por qué cuestionar la actitud de una persona incluso antes de un delito de violación. Uno no puede estar tomando en cuenta si la persona tenía un coqueteo o juego previo porque eso no puede justificar que sea violada o que su consentimiento se relativice por una conducta anterior y eso es lo que hemos visto en algunos fallos. Se empieza a cuestionar todo cuando lo único que uno debe cuestionar es si al momento de la relación había o no había consentimiento. Y si no hay consentimiento, es violación.

-¿Te parece necesario capacitar a los operadores de justicia en estos temas?

De todas maneras. El problema no está solo en los fiscales o jueces, tenemos todo un sistema judicial en jaque. Por ejemplo hace pocos días una mujer a la que asesinaron había denunciado violencia y no se llevó el parte judicial a la Fiscalía. El funcionario no entiende que es algo grave, que la persona requiere una medida cautelar, y que si ese proceso funciona mal no hay cómo proteger a la víctima. Llevo 7 años trabajando con este sistema penal y es cierto que los fiscales tienen muchísimo trabajo pero si uno pudiera capacitar a los funcionarios para que entiendan cuáles son las materias importantes, la necesidad de agilizar en casos de denuncias por VIF, es una cuestión mínima. O cómo tratar a una víctima, que cuando vaya a hacer la denuncia nadie le esté cuestionando el llanto.

En este caso que mencionas la persona denunciaba que había estado con exceso de alcohol. Estuvo más de 6 horas esperando que le hicieran la alcoholemia, eso no puede seguir pasando. Imagínate que en el caso de violación esa es la manera de acreditar que estaba privada de voluntad. Estás castigando a la víctima y luego le vas a cuestionar que no tenía suficiente alcohol. Es muy injusto, todo el sistema es un poco perverso.

-En otro tema, ¿cuál es la importancia que ves en la conformación de una lista de izquierda a las elecciones del colegio?

La izquierda siempre ha participado en estas elecciones del Colegio. La novedad hoy es que antes se iba con la DC y ya no. Y no tiene que ver con la reforma tributaria, sino con que algunos representantes de ese sector fueron a la votación por las cuotas de género y se opusieron expresamente. Por eso están excluidos. Para nosotras, hay banderas que son muy relevantes y no nos asociamos con grupos o partidos que no teníamos ciertos intereses en común. Todas y todos estamos de acuerdo en que necesitamos mayor representatividad, acercarnos más a la ciudadanía, nuestro gremio está muy vilipendiado por lo que ha pasado con algunos casos de abogados en el último tiempo y necesitamos más feminismo porque es ético, porque tiene una vocación igualitarista que es necesario incorporar.

Contenido relacionado

Femicidio en el Maule: Asesino apuñaló a su pareja y luego se suicidó

Melipilla: Detienen a gerente de empresa de seguridad por saquear una multitienda

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Camila Moreno estrena nueva canción, ‘Quememos el reino’

Verónica Schild: “El secreto de la economía chilena es la mano de obra precaria feminizada”

¿Qué vejez queremos vivir? La sostenibilidad de la vida como marco de la asignación de las pensiones