La reciente polémica del viaje de Beatriz Sánchez en primera clase, invitada por privados, insuflada por la derecha y, por supuesto, por los derechitas, permite hablar de una cuestión que suele ser un horrendo reporte de cinismo. En síntesis, todo se resumiría del siguiente modo: la gente de izquierda (que no es lo mismo que ser comunista, por supuesto) debería ser haraposa, no aceptar invitaciones en primera clase, es decir, tener toda una estética de la pobreza. En cambio, la gente de derecha puede hacer uso de recursos públicos para hacer negocios, tener suculentas mansiones, apropiarse de playas, no pagar contribuciones durante años, viajar en primera clase, tener tremendos autos y, por supuesto, esto no estaría mal pues son de derecha. Me resisto a aceptar tal grado de hipocresía.

La estética de la izquierda pobre es una ficción narrativa creada por la derecha para denostar a sus adversarios. Mientras ellos ganan a manos llenas, el resto debe ser fiel a una austeridad mal entendida. Seamos claros, entre viajar en un avión, en medio metro cuadrado, ir con las piernas encogidas, etcétera, y viajar cómodamente en primera clase, no sé quien lo pensaría dos veces sino por aparentar una pobreza que no es tal. Lógicamente, esto es distinto a viajar con recursos públicos en primera clase pues esto constituye un uso inapropiado de recursos que nos pertenecen a todo/as.

Si tienes un auto decente, se te acusa de traición. Si viajas a otro país, pasas rápidamente a ser un capitalista. Si te vistes bien eres un consumista. Sumen ustedes todo lo que les han dicho como reproche alguna vez. Deja eso para nosotros que somos capitalistas, parecieran decir. Son como niños que quieren comerse todo el pastel. ¿No sé en que parte de la historia los grandes referentes de la izquierda fueron haraposos hombres y mujeres que no viajaban a ningún lugar? Una ficción más que la derecha y los derechitas reproducen para empatar su estilo de vida lleno de privilegios muchas veces ni siquiera ganados por ellos mismos.

Pero la pregunta del millón es: ¿qué es tener una sensibilidad de izquierda hoy? No lo podríamos definir con tanta claridad en este espacio, pero van algunos puntos que pueden considerarse materiales para una discusión futura. Me salto todo el rollo teórico para pasar directamente a principios aún más elementales. 1. En primer lugar es tener la certeza de que el capitalismo, como forma general, y el neoliberalismo como estrategia específica de este, es un sistema que produce desigualdades; 2. Tener la convicción de que existe un grupo, una élite, que concentra el poder económico y político, tanto a nivel local como global; 3. Creer que esto puede cambiar y que podemos aspirar a un mejor mundo que el actual; un mundo de mayor igualdad y participación en la toma de decisiones.

Esto no quiere decir que debamos asumir la estética de la pobreza, así como tampoco que la opulencia sea un rasgo posible. El sentido de la decencia política tiene que ver con una delgada línea entre vivir bien y ostentar incluso lo que no se tiene.


Escritor, periodista y académico. Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y Candidato a Doctor en Literatura Hispanoamericana por la misma Universidad. Profesor e Investigador de la Universidad de La Frontera.