La Contraloría General de la República se pronunció respecto a la incorporación de los hijos del Presidente Piñera en la comitiva oficial de Estado en la reciente gira a Asia y que generó cuestionamientos ante una falta de probidad de parte de Piñera por un posibles conflicto de interés debido a que los hijos de Piñera se habrían visto beneficiados con su empresa Kauai Labs creada sólo 3 semanas antes del viaje.

Ante el requerimiento que presentaron diputados de la oposición, la Contraloría determinó no objetar la asistencia de los hijos del mandatario en la gira presidencial debido que esta es una “práctica asentada en nuestro país” y “una costumbre que no tenía regulación”.

“Es menester consignar que la incorporación de miembros de la familia del Presidente de la República a la comitiva que lo acompañó en la visita de que se trata se efectuó de acuerdo a una costumbre que, a esa fecha, no tenía una regulación específica que permitiera contrastarla con la situación fáctica en análisis”, señala el documento firmado por la Contraloría que remarca que el reciente Protocolo de Giras Internacionales del Presidente de La República anunciado por Cancillería no se encontraba vigente en dicho momento.

Te puede interesar: REDES| “Nepotismo y corrupción a vista de todo el mundo”: Cuestionan reunión de hijos de Piñera con empresas tecnológicas durante gira presidencial en China

El documento continúa señalando que las actividades en las que se vieron a Cristóbal y Sebastián Piñera Morel eran actividades “no oficiales”, realizadas por entidades distintas al Estado Chino añadiendo que son estas las que “determinan a quienes invitar”.

Respecto a los gastos para el Estado que pudo significar la asistencia de los hijos de Piñera, la Contraloría sostuvo que no se generó ningún gasto adicional  y que el transporte terrestre fue financiado de manera íntegra por los gobiernos anfitriones. Esto desmiente la versión del gobierno que señaló que fueron ellos mismos quienes habían pagado sus pasajes, sin embargo, el documento agrega que en su calidad de “invitados especiales” de la comitiva de Estado, los costos de alimentación “fueron asumidos personalmente por dichos invitados, no generándose ningún cargo para las arcas fiscales” del país.

Respecto a la participación de los hijos de Piñera en reuniones organizadas por agrupaciones de comercio, la Contraloría no objeta su participación debido que no existía una regulación sobre la formación de las comitivas presidenciales y participación en reuniones, y que además “no se advierten antecedentes” que den cuenta que dicha asistencia hubiese configurado una falta al principio de probidad administrativa.

La Contraloría también se refirió al “vino presidencial” de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, señalando que el ex presidente trabaja ad honorem como embajador de la Misión Especial para el Asia-Pacífico desde el año 2014 lo que lo habilita a asistir como embajador de Estado, y que no se “advierte irregularidad” por el vino “Frei Presidential Wine”, ya que este producto no es de propiedad del ex jefe de Estado.

Respecto a la participación de Andrónico Luksic en la comitiva, la Contraloría declara que como la decisión de extender invitaciones a la aludida visita correspondía al Primer Mandatario, no es competencia de ellos evaluar el mérito o conveniencia de los invitados por lo que no efectuarán “juicios de valor sobre la decisión en cuestión”.