Este lunes una sesión del proceso de consulta indígena en San Bernardo -que busca modificar la actual legislación relacionada a dicho tema- terminó con 11 detenidos que protestaban en contra de su desarrollo.

La represión policial hacia los comuneros se produjo en las dependencias de la Gobernación Provincial del Maipo, hasta donde llegaron autoridades provinciales y dirigentes de distintas comunidades de  El Bosque, Buin, Paine, San Bernardo y Lo Espejo.

Los comuneros han acusado que las fuerzas policiales los trataron a “golpes y empujones”. La dirigenta María Catrileo denuncia que la gobernadora del Maipo, María José Puigrredón, habría sido quien mandató el actuar de la policía.

“No hemos solicitado que se haga un cambio de la ley (…) Inmediatamente dijimos que no aceptamos la consulta y se levantó un acta con todos los dirigentes que estábamos presentes. Esta acta lo tenía que firmar la gobernadora porque ella era quien dirigía la reunión con su gente. Mientras estábamos en un reunión, haciendo el acta, los tipos de la gobernación y la gobernadora hicieron otra reunión en el segundo piso con un grupo pequeño de personas”, acusa.

La dirigenta cuenta que “un hermano subió por equivocación a esa sala y nos avisa que allá están reunidos, están cortando los puntos llegando a un acuerdo de la consulta (…) Fue una jugada muy sucia“. Este fue el incidente que gatilló el conflicto que terminó en una desmedida violencia policial.

Finalmente, los heridos fueron llevados hasta el Hospital Barros Luco.