La termoelétrica Infraestructura Energética Mejillones (EIM) se comenzó a construir en 2014. Pese a funcionar a base de carbón, una materia prima que se ha ido erradicando en Chile debido a su alto potencial contaminante, la planta acaba de ser inaugurada en el norte por la empresa Engie.

Según informó BioBioChile, esta será la última termoeléctrica a carbón en ser estrenada en nuestro país, donde aún quedan al menos una decena de plantas de su tipo. Desde la empresa la defienden asegurando que su puesta en marcha responde a “obligaciones contractuales” y que el proceso fue iniciado antes del cambio de paradigma, que consideró la entrada de energías renovables.

La planta tendrá una capacidad de 375 MW para abastecer a clientes regulados y contempló una inversión de más de US$1.150 millones para su construcción. Sin embargo, EIM se habría comprometido a cumplir con altos estándares ambientales.

Además, en el marco de la “Responsabilidad Social Empresarial”, la empresa firmó un convenio hace cuatro años con la Municipalidad de Mejillones, con el objetivo de financiar con US$1,5 millones “iniciativas productivas, culturales y deportivas” en la zona.

“Aquí hay un estilo y una alianza que da frutos, donde ganamos todos y mejora la calidad de vida, porque tenemos socios responsables que nos ayudan de manera incondicional”, destacó entonces el alcalde de Mejillones, Marcelino Carvajal.