Juan Manuel Zolezzi recibió malas noticias por parte del Primer Tribunal Electoral de la Región Metropolitana (TER), debido a que el organismo decidió anular la elección del 6 y 13 de julio 2018, donde el actual rector de la Universidad de Santiago de Chile fue reelecto en su cargo.

Según lo dictaminado por el TER, Zolezzi deberá cesar el trabajo en su cargo, y la universidad tiene un plazo de 30 días para que se realicen nuevas elecciones.

Todo esto después de que 12 académicos presentaran un requerimiento al Tribunal Electoral alegando la marginación de los docentes por hora de los comicios realizados en julio de 2018.

Los académicos señalaron en su requerimiento que la “Universidad de Santiago, a través de sus autoridades y organismo, excluyó en forma ilegal y arbitraria, a una inmensa cantidad de académicos del padrón electoral, en particular a los denominados ‘Profesores por Hora'” y añadieron que “diez de los doce reclamantes fueron excluidos del proceso eleccionario por ese motivo”.

La marginación habría infringido la Ley de Universidades del Estado, la cual entró en vigencia el 5 de junio de 2018. En ella se establece que “se debe garantizar que en elección-de Rector- tengan derecho a voto todos los académicos con nombramiento o contratación vigente y que desempeñen actividades académicas de forma regular y continua en las respectivas instituciones”.

Cabe recordar que en estas elecciones Zolezzi derrotó a su competidor, Rodrigo Vidal, por una diferencia de tan solo 20 votos por lo cual la inclusión de más docentes en los comicios podría haber influido en el resultado.

Ante esta situación, el director jurídico de la Universidad de Santiago, Ángel Jara, comunicó que la Casa de Estudios apelará al fallo del TER. “Este procedimiento judicial contempla varias etapas, por lo que la Universidad continuará con los trámites establecidos y apelará a este fallo de primera instancia ante el tribunal superior; en este caso, el Tribunal Calificador de Elecciones, organismo al que corresponde entregar el fallo definitivo”, señaló.

Además de esto, Jara afirmó que “la comunidad universitaria debe tener presente que se trata de un proceso no finalizado, por lo que hacemos un llamado a esperar el fallo definitivo. Una vez entregado, y como siempre ha ocurrido, les garantizo que la universidad cumplirá con las normas legales vigentes y con la sentencia final que en este caso se dicte”.