La lucha por la despenalización del aborto ya suma un nuevo capítulo en Argentina. Durante el pasado miércoles, en medio de una masiva convocatoria en las afueras del Congreso Nacional, las mujeres presentaron un nuevo proyecto con la esperanza de avanzar en la autonomía sobre sus cuerpos.

El llamado a pañuelazo se extendió a diversas ciudades del país trasandino y en todo el mundo. Mientras en Chile las mujeres se reunieron frente al consulado argentino, desde Islandia, la reconocida Björk también envió su apoyo al movimiento.

Mostrando un pañuelo verde con el mensaje “campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito”, la artista subió una storie en su cuenta oficial de Instagram e hizo público su apoyo a la lucha de las mujeres argentinas. Sonriendo, acompañó su imagen de los hashtag utilizados para promover el nuevo proyecto: #QueSeaLey y #SeraLey, un nuevo respaldo simbólico a la pelea que las activistas protagonizan incluso más allá del país vecino.

El pronunciamiento de Björk ocurre justo cuando la islandesa trabaja con la directora argentina Lucrecia Martel (autora de Zama, 2017) por su espectáculo Cornucopia, donde combina su carrera musical con una propuesta estética apoyada en la tecnología, otra de las fascinaciones de la artista. Martel es otra conocida activista por el aborto legal.

La propuesta que tramitará el Congreso argentino cuenta con dos novedades esta vez, planteando que podrán acceder a este derecho todos los cuerpos capaces de gestar y elimina la objeción de conciencia, otro punto polémico del debate en Chile. Este punto fue uno de los más discutidos durante la tramitación del año pasado, que terminó con el proyecto siendo rechazado por el Senado.