El quiebre de la mesa de negociaciones entre el Ministerio de Educación y el Colegio de Profesores gatilló lo inevitable: el inicio del paro nacional de docentes, que se concretó exitosamente a nivel nacional este lunes. No se trata de una movilización antojadiza, pues profesores y profesoras buscan temas de fondo: fortalecimiento de la educación pública, avance hacia una educación integral y condiciones laborales dignas.

En su primera jornada, la movilización ha logrado convocar a cientos de docentes a nivel nacional, organizando marchas, asambleas comunales y encuentros entre colegas. Desde el Colegio de Profesores, en tanto, han realizado un positivo balance de las protestas.

Revisa acá las demandas en profundidad: Educación Pública, educación integral y condiciones laborales: los ejes del paro de profesores que inicia este lunes

Sin embargo, de los 10 puntos que componen el pliego de demandas gremiales, ninguno de ellos apunta directamente a la educación no sexista, un aspecto clave levantado por estudiantes y profesoras feministas durante las movilizaciones que empoderaron a la mujeres en 2018.

A esto se refiere la docente y vocera de la Red Docente Feminista (REDOFEM), Rosario Olivares, quien aclara que, pese a lo anterior, le parece positivo el curso que está tomando la movilización y que como organización adhieren completamente a las actuales demandas.

Pero para Olivares es importante agregar ciertas perspectivas feministas al debate, que hasta el momento han permanecido al margen. Eso sí, indica, hay puntos que contienen un componente de género intrínseco.

“Por ejemplo, la demanda que apunta a que a las educadoras de párvulo y diferencial se les pague su mención, porque es la área de la educación más feminizada y, por ende, les pagan menos. Eso tiene un gran foco de género, pero no se ha procesado de esa manera. Faltan dirigentas mujeres, dirigentas feministas, que entiendan que el problema de la escuela es estructural”, comenta.

Otro de los puntos que puede abordarse desde una perspectiva feminista es la demanda por la deuda histórica. “Esto tiene una precarización doble en el caso de las mujeres, porque tiene que ver con la previsión. Ahí, las mujeres somos mucho más afectadas, porque tenemos lagunas, porque ganamos menos, por el trabajo reproductivo o porque a veces somos las únicas que tenemos que velar por la economía del hogar, en el caso de las madres solteras. Tener una deuda de pensiones siendo mujer es muy distinta a tenerla siendo hombre“, explica Olivares.

Registro Primer Aniversario REDOFEM. Foto: Arimsay Jarawi

Educación sexual y no sexista

Para Olivares, una demanda que no debe dejar de mencionarse en esta movilización es la implementación de “un marco general de educación sexual integral”.

“Este punto no solo debe contemplar lo que hemos entendido hasta ahora por educación sexual, que tiene que ver con métodos anticonceptivos o prevención de enfermedades, sino que sea una ley que cambie en un sentido amplio la forma de entender la educación sexual: que sea curricular y que se integre a la formación docente. Entiéndase como una educación no sexista de paso“, indica la dirigenta.

La docente agrega que si la educación no está bien dirigida, “puede transformarse en un infierno para los seres humanos que están en formación de su identidad u orientación sexual. Tiene que haber una formación inicial que lo contemple, las universidades deben estar preparadas para eso. Debe haber actualización para los profesores y profesores que hoy están en ejercicio y también se debe educar a las comunidades, porque se ve mucho en los colegios que uno de los mayores frenos son los apoderados y apoderadas”.

Según Olivares, con planes robustos de educación sexual en los establecimientos podrían evitarse hechos lamentables, como el suicidio del adolescente trans Matías De la Fuente Guevara, en Copiapó. “Gran parte de la violencia y el bullying era en el espacio educativo. Por ende, me extraña que en una manifestación de este tipo existan vacíos como no apelar a una educación sexual y no sexista. Esa debería ser una demanda urgente del gremio”, comenta la docente.

De paso, la activista propone que las temáticas relacionadas al feminismo, las sexualidades y los géneros, deberían ser abordadas en la nueva asignatura de “Ciencias para la ciudadanía”, determinada por el Consejo Nacional de Educación (CNED). “Es lógico que si estos temas han estado en agenda, y dada la violencia que reciben las mujeres y la población LGBTIQ, deberían estar considerados”, dice Olivares.

Junto a ello, la dirigenta indica que el respaldo a la demanda feminista por una educación no sexista es uno de los puntos en que el Colegio de Profesores queda al debe. “Hay una deuda importante, porque venimos de una movilización por la educación no sexista, pero esa no se ha tomado en cuenta de manera sustantiva por parte del Colegio“.

Este contexto explica que nazcan organizaciones como REDOFEM. “Necesitábamos un espacio para levantar estas demandas, más allá de las muy necesarias peticiones que centraliza el Colegio de Profesores. Hoy, también hay otros temas que son fundamentales, sobre todo en una profesión donde el 75% de las que la ejercen son mujeres”, argumenta Olivares.