El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh – Biobío) denunció ante la Intendencia del Bíobío una serie de episodios de discriminación contra el cabo segundo del Ejército, Michael Sepúlveda (28), quien se encuentra detenido por haberlos denunciado.

Sepúlveda ingresó a la institución en 2008 y se desempeña como instructor de conscriptos del Regimiento Nº 6 Chacabuco, perteneciente al Grupo de Artillería Nº 3 Silva Renard. El pasado 26 de abril, el cabo recibió burlas por su orientación sexual de parte del coronel Gonzalo Cubillos Schmied, cuando cumplía funciones.

En dicho momento, el cabo portaba un gorro color verde oliva en su cabeza, instancia que el coronel Cubillos Schmied aprovechó para decirle “usted se vería mejor con un gorro de color rosa”, en tono burlesco y en referencia a la orientación sexual de Sepúlveda. Luego lo fotografió sin su consentimiento desde el celular.

La dirigenta del Movilh, Paola Laporte, detalló que “mientras tomaba desayuno en el rancho de tropa, el coronel exacerbó su acosos, mostrando desde su celular a los otros soldados la fotografía, consiguiendo se burlaban del cabo. Se trata de un acto de clara homofobia”.

Los hechos dañaron la salud del cabo, quien debió ser atendido en la enfermería de la institución, donde rompió en llanto. Más tarde denunció el hecho a sus superiores y en medio de esto fue detenido por insubordinación, pese a contar con licencia psicológica.

Laporte informó que el cabo “está detenido en el Regimiento Chacabuco. Exigimos su liberación inmediata y sanciones contra todos los uniformados que fueron gestores y cómplices de este flagrante y brutal acto de homofobia”.

Desde el Movilh informaron que le dejaron una carta al intendente Sergio Giacaman García denunciando los hechos y solicitándole que instruya al Ministerio de Defensa para que tome cartas en el asunto. A la vez, preparan acciones legales por Ley Zamudio y solicitarán a la Comisión de Defensa de la Cámara que el ministro Alberto Espina sea citado a dar explicaciones, ya que se trata del segundo caso de homofobia en el Ejército que denuncian en menos de un año.

A la vez, la organización inició una campaña en redes sociales solicitando la liberación inmediata del cabo Michael Sepúlveda.