Las decisiones que ha tomado Bolsonaro desde que asumió el poder ya comienzan a mostrar sus efectos. Esto se refleja en la crisis que está teniendo el gobierno para reemplazar la partida de más de 8 mil médicos cubanos que atendían en regiones pobres del país sudamericano.

El acuerdo entre Brasil y Cuba, llamado Mais Medicos, fue firmado en 2013 por la ex mandataria brasileña Dilma Rouseff y llegó a beneficiar a 28 millones de pacientes. Sin embargo, la decisión de Bolsonaro de modificar las condiciones del acuerdo no fue bien tomada por la isla.

En concreto, el presidente Brasileño le pidió a Cuba que le entregara a los doctores sus salarios completos y que les diera facilidades para sacar a su familia de la isla. Todo esto debido a que algunos profesionales se habían quejado porque sólo recibían una pequeña parte del dinero que ganan por sus trabajos.

“Los médicos cubanos están prácticamente sometidos a una situación de esclavitud. ¿Usted se imagina que le confiscaran el 70% de su salario?”, sostuvo Bolsonaro.

Ante esto, en noviembre pasado el gobierno cubano anunció el retorno de los 8517 médicos que había enviado a las regiones más pobres y remotas de Brasil, en respuesta a la dura postura de Bolsonaro contra Cuba.

La partida de los profesionales representa un gran desafío para Bolsonaro debido a que tiene que cumplir con su promesa de encontrar rápidamente a los sustitutos locales.

No obstante, a seis meses de iniciado su mandato, Brasil lucha por reemplazar a los médicos cubanos. Las cifras recientes muestran hasta abril habían unas 3847 vacantes médicas en casi 3000 municipios, según consigna New York Times.

“En varios estados, las clínicas de salud y sus pacientes no tienen médicos (…) Es un retroceso. Impide diagnósticos tempranos, así como el monitoreo de niños, embarazos y la continuación de tratamientos que ya estaban en desarrollo”, sostuvo Ligia Bahia, una profesora en la Universidad Federal de Río de Janeiro.

“La disposición de los médicos cubanos para trabajar en condiciones difíciles se convirtió en un pilar del sistema de salud público”, agregó.