El alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, propuso que menores de edad se infiltren en botillerías para fiscalizar la venta de alcohol en su comuna.

Se trata de una “brigada encubierta” compuesta por menores de 18 que van a trabajar con la municipalidad. Su labor será ir a las botillerías para hacerse pasar por clientes.

“Van a intentar comprar y va a quedar grabado el procedimiento”, señaló el alcalde en el matinal Mucho Gusto.

En la misma línea, Lavín explicó que “lo que yo quiero es que no le vendan, pero quiero que si le venden tener la prueba, porque esa prueba me va permitir clausurarle la patente de alcohol”.

Sin embargo, hay quienes plantean que no está permitido que menores de edad trabajen. Según la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz si esto constituye trabajo infantil no podría realizarse.

La abogada también planteó sus dudas con respecto a la protección de los menores. “Hay un tema de seguridad, que implica cómo se va a brindar protección a los niños en esta idea del alcalde”, afirmó a El Mercurio.