El nombre de la comuna de Macul se ha estado escuchando con fuerza durante el último mes en la prensa. Es una de las cinco comunas que hoy se alzan como futuros “clientes libres” frente a la generación de energía y la Cámara Chilena de la Construcción junto a la Universidad Católica, destacaron que ocupa el 8° lugar en el ranking del Índice de Calidad de Vida en nuestro país. Macul ha experimentado en los últimos años una expansión de la oferta en una serie de servicios y plusvalías que hoy permiten a sus residentes disfrutar de la vida de barrio y a la vez contar con un desarrollo comercial y habitacional armónico.

El alcalde Gonzalo Montoya está a la cabeza de la comuna desde hace dos años y lidera este renacer de Macul. Al tomar las riendas del municipio, se encontró con escaso presupuesto en inversión, las arcas comunales debilitadas y una serie de irregularidades administrativas que ha tenido que superar. Lo anterior, sumado a los requerimientos de vecinas y vecinos exigiendo mejoras en seguridad, educación y salud no disminuyeron en el alcalde Montoya las ganas de sacar este proyecto adelante. Un ejemplo es el nuevo Centro de Especialidades de la atención primaria de salud en Macul (CEM), que desde este jueves ofrecerá atención de audiología, otorrinolaringología y odontología para los usuarios y usuarias inscritos en los Centros de Atención Primaria de Salud de la comuna. Con moderno equipamiento, el nuevo centro, ubicado a un costado de las dependencias de la Corporación Municipal de Desarrollo Social de Macul, pretende disminuir la carga de los hospitales que entregan estas especialidades.

Según los resultados del Índice de Calidad de Vida Urbana 2019, presentado por la Cámara Chilena de la Construcción y la Universidad Católica, Macul se sitúa en el lugar 8 del ranking. ¿Por qué la comuna representa hoy una alternativa para alcanzar una mejor calidad de vida?

– Durante mucho tiempo, Macul fue una comuna con escasa inversión, orden urbano y planificación y en estos dos años nuestra administración se ha encargado de ordenar la casa, sobre todo en el ámbito urbanístico, tarea que no ha sido para nada fácil, ya que la demanda vecinal es altísima, pero decidimos afrontarlo con un trabajo metódico, cuidadoso y participativo. Hemos modificado parcialmente nuestro Plan Regulador (desde Avda. Macul al Oriente), bajando densidades y habilitando usos de suelo para equipamiento. Además estamos en pleno proceso de licitación de la nueva modificación de Avda. Macul al Poniente, donde pretendemos consolidar espacios residenciales, pero también abrir espacios a la inversión pública y privada. Por otro lado, Macul cuenta con excelente conectividad, donde se ha ido consolidando un sector comercial que no impacta negativamente el espacio residencial y hemos incorporado importante inversión en el mejoramiento de nuestros espacios públicos. Esto último, acompañado de una gran oferta programática en lo cultural y deportivo, nos ha permitido sin duda mejorar la calidad de vida de nuestras comunidades. Este octavo lugar es un reflejo de aquello. Nuestros proyectos continuarán en la línea del desarrollo amigable en beneficio de los que habitan esta comuna y esperamos poder contar con la colaboración de todas y todos para hacerle frente a las complicaciones que surgen en esta tarea, como la mantención de las áreas verdes, el mobiliario urbano y el combate a los microbasurales y la delincuencia, entre otras”.

¿Qué proyectos desarrollados o en fase de diseño  bajo su gestión podrían incidir en la posibilidad de que Macul escale más puestos en este ranking?

– Son varios los desafíos en los cuales estamos trabajando actualmente. Hemos entregado hace poco el nuevo Parque Marathon, con más de 1.000 millones de inversión del Gobierno Regional. En el ámbito cultural, estamos diseñando nuestro futuro Teatro Municipal y paralelamente estamos en pleno proceso de licitación del diseño del Polideportivo del Bicentenario. También estamos ad portas de mejorar el Parque Campus y Parque Quilín Oriente (ex Plaza Halley), entre otros 20 parques y plazas aproximadamente que están recibiendo inversión y en los próximos meses se llevará a cabo la reparación de la calzada de Avda. Macul. Por otro lado, esperamos la llegada de lo que será nuestra Clínica Veterinaria Móvil, que vendrá a apoyar la estrategia de tenencia responsable de mascotas y los operativos de salud animal en terreno. Todos estos proyectos y muchos otros que están en evaluación, sin duda incidirán directamente en los índices de calidad de vida futuros.

 Frente a la explosión inmobiliaria en su comuna, el continuo llamado de los vecinos a proteger la vida de barrio y la problemática de las viviendas sociales, ¿de qué manera el municipio hoy se hace parte de las necesidades habitacionales?

– Primero que todo es nuestro deber hacernos cargo, aunque no fue desarrollado por nosotros, de un Plan Regulador que heredamos y que tiene el foco puesto, a mi juicio, únicamente en la inversión inmobiliaria, lo que va en la línea absolutamente contraria a lo que queremos.  En ese sentido, la política comunal va en la dirección de querer apoyar a los miles de residentes que han nacido en Macul y que desean continuar haciendo sus vidas aquí, y que buscan día a día proteger su vida de barrio, es por ello que ya realizamos durante 2018 una modificación al Plan Regulador, en sectores de Avda. Macul al Oriente donde bajamos las alturas a 4 y 6 pisos y en sectores residenciales a 2 pisos más mansardas, sin embargo, nos queda un desafío enorme que es de Avda. Macul al Poniente, donde la presión y la especulación inmobiliaria es súper fuerte. Estamos en pleno proceso de licitación y esperamos llevar a cabo esta modificación con altísima participación ciudadana. Pretendemos proteger los barrios residenciales consolidados y también habilitar suelos para la inversión privada, particularmente en zonas industriales exclusivas, donde además pretendemos se puedan desarrollar ahí proyectos de integración contemplando también viviendas sociales. Además, en lo referido a esto último, es importante mencionar que hemos puesto a disposición 2 terrenos pertenecientes a la Corporación Municipal para que sean evaluados por el Serviu y analizar en conjunto la posibilidad de implementar dos proyectos que nos permitan entregar alrededor de 150 viviendas sociales. En definitiva, nuestra idea es pensar la comuna bajo un desarrollo urbano sustentable y a escala humana, aunque sabemos que hay sectores que serán intervenidos con la actual normativa que lamentablemente no está bajo nuestra potestad y esperamos poder revisar eso, ya que estamos contra en el tiempo para revertir proyectos que no están acordes de lo que queremos para la comuna.

 Con respecto a la seguridad y los planes para enfrentar asaltos y agresiones en hogares y comercios, la reciente publicación de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana destaca que, luego de 3 años de alzas, la victimización ha caído de un 28% a un 25,4% respecto del año 2018. Sin embargo, la misma encuesta revela que más del 70% de los chilenos declara que ha aumentado la delincuencia, ¿cómo cree usted que incide el plan municipal de seguridad en la situación puntual de la comuna de Macul?

– Para nosotros el tema de seguridad y el aporte que debemos hacer como comuna y municipio tiene vital importancia. Esta es una mesa de cuatro patas, donde fiscalía, policías, Municipalidad, pero también los vecinos, tenemos mucho que aportar y es por eso que el desarrollo de nuestro plan es fundamental, considerando que cuando asumimos, prácticamente no había ninguna política municipal al respecto.  En 2 años, hemos creado el programa “Macul Me Cuida”, desde el cual se ha implementado la Unidad de Móviles de Apoyo al Vecino, que cuenta con 9 vehículos y más de 25 funcionarios y funcionarias, que 24×7 recorren las calles de nuestra comuna, apoyando a nuestras comunidades en prevención, seguridad y fiscalización. También hemos implementado 1.100 nuevos focos lumínicos con tecnología LED y para este 2019 tenemos proyectados 2.000 más. La mejor noticia es que para este segundo semestre presentaremos un proyecto al Fondo Nacional de Desarrollo Regional, para que podamos contar con 58 nuevas cámaras y un centro de monitoreo de alta tecnología, con inversión cercana a los $900 millones. Todas estas iniciativas permitirán ir mejorando la seguridad de nuestra comuna, pero no olvidemos que este tema depende de los gobiernos de turno y son ellos quienes deben pensar planes integrales, que a mi juicio tienen que ver con un modelo que cada vez se vuelve más individualista y saca del eje el bienestar del ser humano. Si nos proponemos cambiar el sistema social hoy, quizás en unas décadas más el problema de la delincuencia estará mucho más resuelto. Es importante que los vecinos sepan que, por ley, los municipios no podemos combatir la delincuencia, pero sí hacer un trabajo importante respecto a la prevención.

 En el sector salud también ha incorporado algunas mejoras sustanciales, como la implementación de las nuevas instalaciones de la Farmacia Comunal. A casi un año de funcionamiento de esta iniciativa, ¿cómo evalúa el impacto de la oferta de precios justos para medicamentos y ayudas técnicas?

– ¡Tenemos la mejor farmacia de Chile! Estamos felices con la recepción de nuestros vecinos y vecinas respecto a la farmacia comunal. La inauguramos el año pasado pensando en todos los habitantes de Macul y ya contamos con más de 15.000 inscritos, donde están no sólo las personas afiliadas a Fonasa sino también quienes tienen sistema de Isapre. Vemos cómo ha significado un importante impacto en los bolsillos de la comunidad, especialmente en los adultos mayores con bajas pensiones que han evidenciado un ahorro sustancial en sus tratamientos farmacológicos. En esa misma línea, creamos el beneficio de poder recibir medicamentos en la puerta de la casa de aquellas personas que tienen problemas de movilidad o pacientes postrados y es algo que también los ha ayudado mucho. Todo esto nos ha mostrado que cuando te pones en los zapatos de la gente y recorres la comuna mirando cara a cara a los vecinos son muchas las ideas que se pueden crear y mejorar. La gente de Macul lo ha valorado y eso nos alienta a seguir trabajando no sólo por los más necesitados, sino también por la clase media y emergente que ha llegado a vivir a Macul. Esta iniciativa es un real beneficio para los ciudadanos y, sobre todo, acorta las brechas de desigualdad existentes para el acceso a la salud digna y medicamentos de calidad, es por eso que, para seguir mejorando, esperamos prontamente inaugurar otras iniciativas como la óptica municipal y nuestro futuro Centro de Especialidades de Macul (CEM).

 En otro ámbito, Macul se ha sumado recientemente a la Asociación de Municipios Libres, organización que presentó una notificación a Enel para transformarse en clientes libres, ¿cuál es el ahorro potencial que plantea esta iniciativa para el municipio y de qué manera se verá reflejada esta acción en las cuentas de los habitantes de la comuna?

– Esta iniciativa es el comienzo de una verdadera revolución en cuanto a mejorar la competencia en la compra de generación de energía. Actualmente se entiende como clientes libres a cualquier consumidor cuya potencia conectada es superior a 5.000 kW y clientes regulados aquellos cuya potencia conectada es inferior a 500kW. Quienes tenemos potencias conectadas en nuestros edificios y alumbrados públicos entre 500kW y 5.000kW podemos optar cada 4 años a ser clientes libres, permitiéndonos licitar la compra de generación de energía a un mucho mejor valor que el que tenemos hoy, llegando a ahorros de entre un 25% y 30% del pago actual. Calculamos que entre las Municipalidades que constituiremos la Asociación de Municipios Libres podemos ahorrar cerca de US 300.000 al año, y si el Gobierno adoptara estas medidas en sus edificios públicos podría haber un ahorro sustancial de US 7.000.000 al año según nuestros cálculos. El objetivo futuro además es poder modificar la Ley, con el fin de que exista la posibilidad de disminuir de 500kW a 100kW el requerimiento de potencia conectada para declararse clientes libres, permitiendo así que condominios, pequeñas y medianas empresas y otras instituciones puedan optar por esto, negociando junto a nosotros mejores precios para la compra de energía.

 Entendemos que al sumarse más municipios a esta iniciativa crece la capacidad negociadora frente a los proveedores de energía, ¿con qué argumento invitaría usted a los alcaldes de todo el país a participar de este proyecto?

– Muy simple. Los invitaría con el propósito de crear conciencia y reafirmar la importancia de la asociatividad entre municipalidades. Los alcaldes muchas veces somos el último eslabón del aparato estatal y en reiteradas ocasiones no podemos tener independencia para tomar decisiones sobre situaciones que afectan a nuestras comunidades. Para arreglar una calle o poner un semáforo debemos no sólo gestionar los fondos, sino también pedir autorización a otras Instituciones del Estado, de lo contrario hasta podemos recibir multas. Esta es una oportunidad para dar una clara muestra de que en conjunto podemos comenzar a marcar un precedente para generar cambios reales en los servicios básicos que las grandes empresas prestan a las municipalidades y a nuestros vecinos. No me cabe duda de que todos los alcaldes, aún con distintos colores políticos, trabajan día a día por lograr más y mejores beneficios para sus comunidades y esta es una buena oportunidad para demostrar aquello, sobre todo en un tema tan importante como es el servicio de generación y distribución eléctrica, donde las empresas están muy al debe con los consumidores. No es novedad que el monopolio natural del sector eléctrico se ha convertido en un negocio altamente lucrativo y, a mi juicio, con escasa inversión en los últimos años. El sentir ciudadano es un descontento general frente a servicios paupérrimos, deficientes, que no se condicen con los cobros que realizan, en algunos casos abusivos.