Actualmente en nuestro país viven más de 200 mil personas con algún tipo de demencia. Si consideramos el impacto a nivel familiar, cerca de 800 mil personas estarían asumiendo la carga de la enfermedad, ya sea por cuidado o ser parte del grupo cercano. La problemática es particularmente compleja, tomando en cuenta que para el 2050 se estima que más de medio millón de personas presentará algún tipo de demencia en Chile.

En este contexto la Universidad de Chile elaboró un documento con el objetivo de abordar estas enfermedades desde la prevención, el diagnóstico oportuno y la continuidad de los cuidados de quienes las sufren.

El texto fue entregado este jueves en el Salón de Honor del Ex Congreso Nacional de Santiago a diversas autoridades, entre las que destacan el ministro de Salud, Jaime Mañalich, el integrante de la Comisión de Salud del Senado, Guido Guirardi y el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi.

El año 2012, la ONU encargó a los gobiernos la elaboración de políticas públicas para la educación y prevención en torno a enfermedades asociadas a la vejez. En Latinoamérica solo Cuba, Costa Rica y Chile respondieron, y nuestro país elaboró en el año 2012 el “Plan Nacional de Demencia”.

El ministro Mañalich se refirió a este plan, que actualmente funciona en Magallanes, Los Lagos y la Región Metropolitana, explicando que hoy “está muy activo y ha aumentado su presupuesto y permite sobre todo desde el enfoque de la comunidad de la atención primaria de salud y de los cuidados del acompañamiento, tener una mirada biopsicosocial para manejar la situación de estas personas, que muchas veces es de una vulnerabilidad extrema”.

En esta línea, la académica Andrea Slachevsky, que participó en la elaboración del documento, explica que en el texto están planteados los desafíos para enfrentar las demencias actualmente. “Por un lado, fortalecer el ‘Plan Nacional de Demencia’, mejorando su cobertura e incluyendo un enfoque multisectorial y que no sea solamente limitado al Ministerio de Salud. Por otra parte, mejorar y fortalecer de manera muy importante la investigación en demencia y así tener mejores cuidados. Y finalmente, es fundamental, obviamente considerando las características del sistema de salud chileno, incluir las demencias al AUGE. Creo que estos esfuerzos colectivos son esenciales para enfrentar los desafíos que tenemos como sociedad con el aumento de las enfermedades crónicas”.

Por su parte, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, explicó que para la casa de estudios “ha pasado a ser central el pensamiento y abordaje de problemas desde una mirada transdisciplinaria, sobre todo de dificultades que tienen un impacto social tan evidente.  Este es un excelente ejemplo en el cual la arquitectura, la sociología, la psicología, la medicina y el derecho convergen en el tema de demencia y de problemas asociados al envejecimiento, que son problemas por excelencia de este carácter”.