Hoy fue aplazada la audiencia de formalización de Elías Salas Molina, quien está acusado del femicidio de Ana María Velázquez, de 31 años. La mujer murió luego de que el vehículo en el que iba acompañada del imputado, cayera al río Maullín, en la región de Los Lagos.

El hombre la habría estado esperando una noche que Velázquez no llegó a su casa. Cuando esta apreció el sujeto ofreció llevarla en auto a su trabajo. En el camino se habría desviado y habría conducido el vehículo hacia el río, donde este se hundió junto con la mujer, mientras que Salas Molina logró escapar debido a su entrenamiento de buzo.

Tenemos testimonios donde dan cuenta de la celopatía que tenía este sujeto”, sostuvo ante Bíobio Chile el encargado de la Brigada de Homicidios de la PDI de Puerto Montt, Fabián Silva. Tanto colegas de trabajo de la víctima como gente cercana a Velázquez, habrían señalado a la policía que el individuo golpeaba y acosaba a la mujer.

Según informa el medio, una de las compañeras de trabajo de Ana María Velázquez describió la violencia con que el acusado trataba a la mujer. “Él la amenazó a ella para que no hablara más conmigo, le rompió el teléfono, no la dejaba hablar. Era como un acoso enfermizo”, relata la ex colega de la víctima.

Según Silva, Salas Molina acosaba a la mujer en el supermercado donde trabajaba y conversaba con el resto de los empleados del lugar para vigilarla.

Sin embargo, la fiscal de la zona de Maullín, Carolyn Konrad, asegura que es determinante esperar el informe del Servicio Médico Legal para seguir con la acusación. “Si bien suponemos que la causa principal de la muerte fue una asfixia por sumersión, lo cierto es que podrían haber lesiones internas que no se pesquisan a primera vista. Por eso solicitamos este informe que, creemos, es trascendente en el fondo, para poder imputar correctamente el delito al imputado” explica la abogada.