Ayer se desarrolló en la Plaza de Armas de Quillota, una manifestación pacífica en la que se conmemoraron los casi tres años que han transcurrido desde el asesinato de la joven Nicole Saavedra en Limache, el cual ha sido calificado como un crimen lesbofóbico. Esto en el contexto del desarrollo de la Marcha Disidente por la Memoria y la Marcha del Orgullo.

Diversas organizaciones feministas hicieron la convocatoria para marchar y pedir justicia por la muerte de la mujer, debido a que hasta hoy, no se han determinado culpables y la investigación no ha arrojado ninguna claridad a la familia, que reclama negligencia por parte de los fiscales que han tomado el caso.

La manifestación comenzó a las 11 de la mañana del día sábado y, alrededor de las 13.30, las cerca de 500 personas asistentes llegaron a la Fiscalía de Quillota, donde un grupo de cinco mujeres habrían ingresado al edificio para tomárselo hasta que el fiscal Ulises Meneses apareciera para dar explicaciones sobre la poca seriedad con la que se ha llevado el caso. Dentro de estas personas se encontraba María Bahamondes, prima de Nicole Saavedra.

Fue cerca de las 18.00 cuando llegaron los guanacos y zorrillos para dispersar a las 100 personas que quedaban para ese entonces frente a la Fiscalía. Mientras, Fuerzas Especiales de Carabineros, que estuvo presente desde el primer minuto de la toma del edificio, ingresó y detuvo violentamente a Bahamondes y al resto de las manifestantes, que se encuentran a esta hora esperando su formalización. 

Así también, la policía detuvo a 10 personas más que se encontraban afuera del recinto judicial, quienes fueron liberadas cerca de la medianoche de ayer, según informan a El Desconcierto integrantes de la Red Lesbofeminista.

Desde la organización también comentan que a la instancia llegaron personas desde Santiago y Valparaíso para conformar el grupo de 500 asistentes que marcharon por las calles de Quillota hasta la Fiscalía. “Ahí nos encontrábamos esperando pacíficamente que apareciera el fiscal Ulises Meneses, cuando Carabineros irrumpió y se llevó detenidas a 15 compañeras”, señalan integrantes del colectivo. “Habían unas que se estaban ahogando por los gases lacrimógenos, todas mojadas por el guanaco. Éramos como 100 cabras las que estábamos ahí y no estábamos haciendo nada”, sostienen.

Además de esto, acusaron amedrentamientos por parte de desconocidos en el lugar donde se estaban quedando las participantes de la Red, a quienes despertaron muy tarde en la noche, golpeando la puerta muy fuerte de manera agresiva, según relatan desde la organización.

Carmina Vásquez, integrante de la Red Lesbofeminista y ex directora de la comisión LGTBIQ+ de la Asociación de Abogadas Feministas (Abofem), sostiene que “Ulises Meneses ni siquiera se ha juntado con la familia de Nicole. Ya han habido dos fiscales encargados antes del caso y no ha habido ningún avance, ni siquiera hay sospechosos. Esto denota un actuar totalmente negligente por parte de la Fiscalía”.

“Carabineros se comunicó con las autoridades y les aseguraron que el fiscal aparecería. Sin embargo, luego de media hora dijeron que no iba a ir”, dice Vásquez. Fue la fiscal regional la que informó al final que Meneses no aprecería porque este encontraba que el actuar de las manifestantes era muy violento. “Le dijeron a la familia que tenían que ir a la comisaría para hablar con él, a lo que por supuesto ellas se negaron. Les pareció una burla que luego de tres años nadie quisiera dar la cara por el caso de Nicole“, afirma la abogada feminista.

“Luego Fuerzas Especiales ingresó y sacó violentamente a las mujeres que estaban sentadas en la Fiscalía. No se opuso resistencia y fue muy violento, llegaron Fuerzas Especiales de Valparaíso, porque en Quillota no hay. Las llevaron primero a la comisaría antes de llevarlas a constatar lesiones y, al parecer, no se les entregó un papel para que pudieran acreditar este procedimiento“, explica Váquez.

El mismo fiscal Ulises Meneses presentó los cargos para formalizar a las 5 mujeres que se encuentran en estos momentos esperando su audiencia, a la que no han dejado entrar a ninguna de las abogadas ni representantes de las organizaciones, según confirma legista.

Este domingo se realizará de igual manera una feria cultural en la plaza de Quillota, donde la comunidad podrá reunirse para continuar con las actividades por la conmemoración de los tres años de la muerte de Nicole Saavedra, el crimen lesbofóbico por el que su familia aún clama justicia.