Esta madrugada la Fiscalía confirmó que los restos encontrados este lunes corresponden a la joven desaparecida hace más de un año y cuatro meses, Fernanda Maciel. Su cuerpo fue hallado enterrado en una mencionada bodega en Conchalí, muy cerca de donde la víctima fue vista por última vez.

Luego del hallazgo, uno de los sospechosos iniciales fue detenido y trasladado a la Sección de Encargo y Búsqueda de Carabineros en Independencia. Su nombre es Felipe Rojas, vecino y dueño de la bodega, quien al ser interrogado anteriormente, negó toda relación con Maciel.

La fiscal Metropolitana Centro Norte, Macarena Cañas, indicó que se tiene certeza de que “es el cuerpo de Fernanda Maciel porque ella presentaba tatuajes que han sido reconocidos por su familia en su cuerpo”. Otros detalles que dan seguridad de su reconocimiento son sus ropas y el bebé en gestación que aún tenía dentro de su vientre.

A Maciel se le perdió el rastro el pasado 10 de febrero de 2018 cuando se dirigía en dirección a la bodega en que fueron encontrados sus restos, la que estaba ubicada muy cerca de la casa de la joven.

Una de las cámaras del sector que captó a la joven en sus últimos momentos de vida, mostraba a Maciel cruzando la calle hacia la bodega, donde Rojas la habría estado esperando.

A la fecha, ya se habían realizado seis pericias sin éxito en el lugar, para finalmente dar con el lugar exacto este lunes. Su cuerpo estaba enterrado bajo cemento, cal y escombros.