Este jueves se realizará la segunda audiencia de Felipe Rojas, único detenido como sospechoso por el crimen de Fernanda Maciel, la joven desaparecida el 10 de febrero de 2018, que fue encontrada enterrada bajo cemento y cal en una bodega de Conchalí este lunes.

De acuerdo a las cámaras del sector, allí fue el último lugar donde se vio con vida a Maciel. Incluso, la familia de la víctima había apuntado a ese espacio en repetidas ocasiones, habiéndose periciado el lugar al menos seis veces.

Durante el control de detención de este martes se determinó esperar algunas diligencias del Servicio Médico Legal (SML) y el Laboratorio de Criminalística de Carabineros, los que corresponden a pruebas de ADN y análisis de las ropas de la joven para conocer nuevos detalles del crimen.

Una pista que apuntaría a Rojas es que la ropa del sujeto coincide con las vestimentas que se pueden observar en las cámaras de sector el día de la desaparición de Maciel, que lo sitúan en las cercanías de la bodega.

Por otro lado, una evidencia clave sería una huella que quedó plasmada en el cemento que ocultaba el cuerpo de la joven, que coincidiría con un calzado del detenido.