La presidenta de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Jacqueline van Rysselberghe, acusó a la Corte Suprema de realizar una defensa “ideológica y valórica” a la adopción homoparental/lesbomaternal luego de la emisión de un informe a favor de la iniciativa.

En el oficio, el máximo tribunal califica la reforma al sistema de adopciones como un “avance hacia la plena igualdad ante la ley y dignidad de todas las personas”, dado que permite la adopción a parejas del mismo sexo (biológico o registral).

Asimismo, rechazaron la indicación ingresada por la UDI que apuntaba a que “si el niño, niña o adolescente manifiesta su voluntad de tener un padre y una madre, el juez deberá considerarlo de forma preferente”.

“La restricción consistente en que la consideración preferente solo existirá respecto del NNA (niño, niña o adolescente) que desea ser adoptado por una madre y un padre no concuerda con la garantía de igualdad ante la ley reconocida en la Constitución, pues al resto de los NNA no se les otorgará dicho trato preferente. Asimismo, se infringe lo dispuesto en el artículo 2° de la Convención de Derechos del Niño, la cual prohíbe toda discriminación en el ejercicio de los derechos”, indica el informe.

Sobre esto, la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe indicó que la postura del máximo tribunal “es, más bien, ideológica y valórica, que jurídica”, advirtiendo que los magistrados están entrando a un terreno que no les corresponde.

“Ellos están acostumbrándose a actuar como legisladores y esa no es su función. Y, por lo demás, la opinión que se le pide a la Corte Suprema no es vinculante”, reclamó la gremialista.

Por su parte, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, concuerda con la UDI en que se debe respetar el deseo de niñas, niños y adolescentes de ser adoptados por “un padre y madre”, en caso de que así lo expresen.

“Si un niño manifiesta una opinión en ese sentido durante un proceso de adopción, no puede sino consignarse y tenerse presente esa opinión, tan simple como eso (…) Negar valor a esa opinión atenta contra el interés superior del niño“, señaló el jefe de cartera.