País

“Una mala víctima”: La vida ultrajada de Fernanda Maciel

Por: Carolina Rojas @carolarojasn / Publicado: 28.06.2019
fernanda 2 /
A pocos días de su desaparición, el caso de Fernanda comenzó a ocupar un espacio insistente en los matinales. Se habló de huida y hasta de vinculación con narcotraficantes, la buscaron en Bariloche y en una población donde vendían drogas. Finalmente, el cuerpo de la joven estaba en el lugar que siempre indicó su familia: “la bodega” donde trabajaba su amigo y presunto asesino, Felipe Rojas. Tras la noticia, las críticas a la investigación y al tratamiento de los matinales no se hicieron esperar. Allí estaba la expresión mediática y la respuesta institucional como violencia de género. Un ataque contra la libertad personal y sexual de las mujeres.

9:31. Día martes. Matinal “La mañana” de Chilevisión. La noticia del día es el hallazgo del cuerpo de Fernanda.

-Gracias por venir, ayudándote a sentir, sabemos lo que has pasado-, le dice el periodista Julio Cesar Rodríguez, como si fuera un amigo íntimo, de toda la vida, de Luis Petersen, quien está de invitado en el set. Lo saluda con un abrazo apretado para coronar ese afecto aparentemente impostado.

-Sí, estoy choreado-, dice la pareja de Fernanda, con los ojos hinchados.

-¿Cómo está?-, le pregunta una incómoda Monserrat Álvarez.

-Tranquilo, shockeado-, balbucea Petersen.

– (…) Hoy día has querido estar con nosotros. Se cierra una etapa, no sabemos toda la verdad, pero se cierra una etapa importante para ti. Le relataba antes que llegaras a mis compañeros, que una vez, fuera de cámara, estuvimos sentados en la madera, al lado de los arbustos, y me dijiste “Julio, cómo me ha cambiado la vida todo esto, mi vida no ha sido igual, yo no he podido ser la misma persona- , le insiste el animador.

Después siguen más preguntas íntimas respecto de su dolor, si quería que llegara o no ese momento de encontrar el cuerpo de su polola de esa forma y qué piensa ahora que se sabe lo que hizo Felipe Rojas. Parecen interrogantes que, para cualquiera, suenan insoportables. En un primer plano se ve a Petersen, apenas respira, se le humedecen los ojos, se queda mirando fijo, pero para los panelistas del matinal aún hay sentimientos que estrujar.

Sigue la entrevista y la explotación al sufrimiento.

-Luis, de acuerdo a tu conocimiento, es una pregunta fuerte, pero, ¿ella consumía drogas? Porque resulta un tanto extraño decir que se fueron a fumar un cigarro y no un pito, por ejemplo-, dice un inquisitivo Humberto Sichel. Agrega que quiere saberlo solamente para aclarar que una persona se fuma un cigarro en la puerta de la casa.

-¿O le hizo otro ofrecimiento? ¿Quizás la engañó? Es para entender bien- , agrega, como excusándose.

Sigue el tema, le deslizan la posible relación entre Fernanda y Felipe. No hay límites para el morbo.

***

Desde las primeras semanas después de la desaparición de Fernanda Maciel, el 10 de febrero del 2018, los matinales bombardearon a la audiencia con detalles escabrosos del caso. Se barajaron hipótesis sobre un amante taxista, el ajuste de cuentas de un narcotraficante y un viaje a Bariloche, Argentina. Que los psíquicos, las psicofonías y hasta la entrevista a una pareja que la habría visto en el aeropuerto.

Lo que pasó esa tarde ya es historia conocida: La joven fumó. Paola, su madre, le dijo que no le hiciera. Pelearon porque Fernanda podía tener el carácter difícil.

Ese día andaba con un vestido plomo, zapatillas blancas y se hizo un tomate en el pelo. Tomó su celular y caminó hasta el encuentro con su vecino Felipe Rojas después de haberse ´wasapeado´. Según la familia, uno de sus mejores amigos desde hace una década. ¿Qué podía pasar?

“¿Un smoking?” “¿Te queda smoking?” Eran algunas de los mensajes que intercambiaban siempre –y también ese día- con “El pipa” (Felipe), para referirse a fumar marihuana. Para ella, ese lugar, “la bodega”-a una cuadra de su casa- quizá era una instancia de relajo. Un espacio seguro.

Cuando Fernanda no apareció al día siguiente, su madre y su pareja estamparon una denuncia por presunta desgracia en la Quinta Comisaría de Conchalí. En ese momento empezó la pesadilla.

Son las 9:40 de la mañana del jueves, un grupo de feministas se reúne con carteles para apoyar a la familia en la audiencia de formalización de Felipe Rojas. Gritan, “¡Ni una mujer menos, ni una muerta más!”, un cartel dice “Por mí y todas nuestras compañeras”. El frío congela las manos.

Adentro los periodistas se agolpan unos minutos antes de entrar.

En la sala, ya pasadas las 11 de la mañana, se ve a Rojas con la mirada fija en un punto perdido de la pared. No se inmuta, a veces baja la cabeza. Continua imperturbable cuando la fiscal Patricia Varas describe lo que a ratos se vuelve insoportable de oír: el trozo de género oprimiendo la garganta de Fernanda, su cuerpo semidesnudo y momificado, la ropa interior a un costado y más detalles indecibles. En la tercera fila, familiares y amigos llevan en sus manos la foto que inmortaliza a la joven en una selfie donde luce su vientre de siete meses. Se ve feliz.

Un grupo de mujeres llevan poleras que rezan “Justicia para Fer y Josefa”. Rojas tampoco reacciona cuando la fiscal lo interpela para decir que ha mentido. Ni cuando se echa por tierra la historia de que Fernanda se habría caído y golpeado la cabeza (la autopsia no arrojó golpes ni fracturas en el cráneo). La confesión la habría entregado entre sollozos a su ex pareja, Natalia Huentruquipay, tras explotar al ver un programa en la televisión.

El Ministerio Público, ante el Segundo Juzgado de Garantía de Santiago, finalmente formalizó a Felipe Rojas por homicidio calificado, aborto e inhumación ilegal.

-¡Asesino concha de tu madre!- , interrumpe Petersen a las 13:10. Y el llanto de la madre de Fernanda se siente como un eco. Pierde las fuerzas. Apoya su cabeza entre las manos.

***

Fernanda era de esas veinteañeras, como tantas otras. El pelo lacio, las selfies, la ropa de moda y muchas horas pegada a la pantalla del celular. Decenas de pares de zapatos que hablan de su vanidad. Un poco “cabra chica”, dirá una amiga más tarde, a la salida de la audiencia, y así lo dejó ver un matinal: las paredes lilas de su pieza y el nombre de su hija con letras de colores y de trazo infantil pintadas en una de esas murallas.

A Petersen lo había conocido un año antes de su asesinato.

Fernanda (21) se crió en una familia monoparental después de la separación de sus padres, en un barrio de Conchalí de casas grandes, donde las vecinas dicen que no la conocían mucho, sí de lejos, pero que “su amigo” parecía un hombre de pocas palabras. Fernanda había sido mesera del restaurante Johnny Rockets del aeropuerto internacional. Antes, barwoman. Y mucho antes, una niña para quien la vida no había sido nada de fácil: un paso por un Programa Especializado con Niños Niñas y Adolescentes en situación de Calle PEC, del Servicio Nacional de Menores Sename. Pero lo peor vino tras la muerte de su padre, Angelo Maciel, en 2012.

La fiscal menciona el colibrí tatuado en su espalda como una de los detalles del reconocimiento de su cuerpo. Agrega que los colores estaban intactos.

Muchas jóvenes se tatúan colibrís. Tiene un mensaje espiritual: son guardianes del tiempo. O simbolizan la resurrección.

Antes de Fernanda, hubo un caso similar en la misma comuna. Mariana Sepúlveda (19) que desapareció en 2008 y su denuncia quedó en el absoluto abandono. Según sus familiares, la teoría de un secuestro fue descartada por la PDI, quienes en algún momento pensaron que había decidido escapar por su cuenta. Las historias se repiten.

-En este caso hay violencia de género-, fue la frase que se le oyó en la audiencia a Pedro Díaz, el abogado de la familia de Fernanda. Mientras toma un café en el receso, cuenta cómo llegó a conocer a Paola, la madre de Fernanda. Dice que fue su hija quien conocía a uno de los familiares de la joven. Agrega que si bien nunca tuvo un caso parecido a este, sí ha tenido alguna experiencia con las denuncias de violencia intrafamiliar que llegan a los tribunales.

Confirma lo que en algún momento comentó el novio de Fernanda: la fiscal no escuchó a la familia.

– No las oyó, no sé si por quiénes son, o de dónde vienen. La fiscal, en un principio, no tuvo un buen trato con la familia como víctima, sino más bien como imputadas, un trato lejano. Luego de la reunión con el fiscal nacional esto cambió y fue más empática, sin embargo, respecto de las diligencias ella siguió sus líneas investigativas-, dice

Al abogado le ha tocado ver de cerca la desidia, le llama la atención la aparición de última hora de la Intendencia y de Sernameg como querellantes, porque dice que en ningún momento se acercaron durante la investigación y que hasta mandaron una carta pidiéndole ayuda a la primera dama.

-Nada, nunca hubo una respuesta o un acompañamiento de las instituciones que debieron estar ahí-, dice antes de irse al punto de prensa.

En las noticias del prime de TVN se presentó una nota donde accedieron al informe sicológico de Maciel, anuncian la exclusiva con el GC: “¿Qué tanto conocemos a Fernanda? Personalidad intensa y altas emociones”. Se habló de su falta de autocuidado, de una personalidad complicada, de consumo del alcohol y drogas, que había salido sola, embarazada, sin avisarle a nadie. La carnicería otra vez.

Fernanda es la mala víctima.

Nota complementaria: Ellas tienen la culpa

Mónica Maureira, periodista y profesora de la Universidad Diego Portales UDP e integrante de Comisión de Género del Colegio de Periodistas, comenta esta especie de “festín” mediático que hubo en torno al caso de Fernanda Maciel. Al hablar sobre el tema se aglomeran sus opiniones, zurce ideas, vuelve y se pregunta. Explica en profundidad lo que hay detrás de los asesinatos de mujeres y de las brutales agresiones de las que estamos siendo testigos, pero peor aún de la violencia simbólica hacia las mujeres desde las instituciones, que hace eco en los medios.

Comenta cómo los matinales se transformaron en el espacio predominante para informar en estos programas en el límite de lo misceláneo y lo que debiera ser un programa informativo, donde los periodistas se acercan a una cobertura desde la farándula, abordando situaciones con la gravedad de los ocurrido con Fernanda y además de un levantamiento de figuras para comentar este casos, con profesionales que no están formados en esos temas ni en perspectiva de género.

“Fue un síntoma de todos los matinales, donde lo hablado y las imágenes apelaban al morbo. En ese sentido, no es solamente mostrar las imágenes de ella y sexualizarla respecto de su desaparición o con los hallazgos que eventualmente hacía la policía. Un segundo tema fue el tiempo que estuvo desaparecida Fernanda. Hubo hallazgos de otros cuerpos y eso fue más grosero en términos editoriales, por la intencionalidad de ir a esos lugares. Dividían la pantalla: en un lado la imagen del sector donde aparentemente estaba este cuerpo que se había encontrado; en el otro, la casa de Fernanda. Siempre hubo la intención sensacionalista de unir estos hechos sin tener toda la evidencia a la vista para ver que pudiera ser. Luego volvían al estudio a cocinar, los cortes del contenido eran tan groseros”

Para la periodista, en ese despojo de reflexión social, se habla sobre cómo la violencia de género tiene ese gran resorte o peso que se imprime en los cuerpos de las mujeres: la violencia simbólica, que también se reproduce a través de los medios de comunicación. La presencia de la construcción de “la mala víctima”, pensar que el asesinato de Fernanda Maciel, en algún punto de su vida se merecía lo que le pasó con estas teorías que se levantaron sobre su desaparición: un romance extra, su huida, o algún tipo de vinculación con el narcotráfico.

“Me atrevería decir que tiene un agregado de clase, por esa manera tan espectacularizada de exponer su intimidad. Pero si uno recuerda los casos de Viviana Hager y de Kathy Winter-que fue un suicidio-, es decir, no es lo mismo de cómo termina su vida. La razón de género está igualmente en la base, por esa estereotipación que se hace de las mujeres. Finalmente, tenemos una Fernanda Maciel, que con lo que se dijo, se enuncia que el asesinato terminó pasando por su biografía o malas prácticas y eso es algo que envía un mensaje sobre cómo no debemos comportarnos”.

Lorena Astudillo, abogada y vocera de la Red chilena contra la Violencia, fue una de las mujeres que estuvo acompañando a la familia de Fernanda durante la audiencia. Comenta que una de las cosas que le sorprendió, fue ver la aparición de la Intendencia de Santiago junto a Sernameg como querellantes en el caso de última hora.

Una de las críticas que realiza, es la violencia institucional que ha cruzado todo el caso de Fernanda Maciel. “Desde la Red se han identificado una serie de otros delitos hacia las mujeres que no se están investigando o se han investigado mal. Acá, desde un principio, salieron a cuestionar cosas de la vida de Fernanda, como la amistad con sus vecino, que había huido a otro país, haber sido-supuestamente- la ex pareja de un narcotraficante. Cuando ella no habría salido sin sus documentos, sin arreglarse, como insistía su familia, pero nadie escuchó. La salieron a buscar al cerro, en Huechuraba, a un canal, y por esos prejuicios no se hizo lo que desde un principio planteó su familia: que Fernanda estaba a metros de sus casa”.

Para la abogada, la explicación entregada por la Fiscalía fue vergonzosa. Por ejemplo, decir que la razón para no encontrar el cuerpo de la joven fue que 800 metros es una extensión de terreno muy grande para buscar un cuerpo, aunque ya ha pasado en otros casos. “Con Nicole Saavedra, después tres años, no hay culpables de este crimen, se cambió en tres ocasiones el fiscal y la familia tuvo que terminar encadenada en la fiscalía para exigir justicia. No hay ni siquiera sospechosos. Con Erica Hagan, pasó lo mismo, no sabemos quién la mató”.

“Con lo lamentable que fue el crimen del profesor Nibaldo Villegas, hay claras diferencias en esa investigación. En tres días estaban cruzadas antenas telefónicas, habían imágenes de cajero automático, un nivel de profesionalismos que no hubo para otras mujeres: Nicole Casillas, Marta Bustos, Daniela Reyes y tantas más. Van 32 femicidios, nadie se impacta, pero se informa sobre las 22 muertes por influenza y se anuncian medidas públicas para toda la población. ¿Dónde están a las instituciones para las mujeres? El presidente, el Ministerio del interior, y el Ministerio de la Mujer, tienen que salir a dar explicaciones”, concluye.

Contenido relacionado

Carta respuesta al Mercurio: La desproporcionada defensa al monumento del General Baquedano

Consulta ciudadana: Más de dos millones participaron y más del 80% apoya nueva Constitución

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Empresario curicano sería el autor del disparo que causó la muerte de José Miguel Uribe

Nuevas pericias postergan funeral de Fernanda Maciel

Nuevamente, la cárcel