Durante la cumbre del G20, que este año se realiza en Osaka, Japón, el representante de Chile aludió en uno de sus discursos a la situación de los flujos migratorios producidos por la crisis en Venezuela. Sebastián Piñera trató de mandar un mensaje a algunos de los países que se encuentran participando de esta cumbre y que respaldan al gobierno venezolano.

Según informa Cooperativa, el Presidente de Chile habría establecido que la situación del país petrolero afecta a todo el continente y emplazó a todos quienes estuvieran apoyando a Nicolás Maduro a que reconsideraran su respaldo, intervención que iba dirigida a los líderes de Rusia, China y Turquía, que son las naciones presentes en la cumbre que han criticado el intervencionismo de Estados Unidos y se han puesto del lado del oficialismo venezolano.

“El régimen o la dictadura en Venezuela es una dictadura corrupta e incompetente y está causando un grave daño, un daño dramático a su propio pueblo, pero también está desestabilizando la región entera con los flujos migratorios que se han producido“, aseguró Piñera a los y las demás representantes de los Estados participantes del G20.

Por tanto, todos los que están apoyando al régimen de Maduro le están causando un grave daño a toda la región y espero que reconsideren su posición, porque no es solamente un problema de una relación bilateral con Venezuela es la relación que mantienen con todos los países del continente”, afirmó el mandatario chileno.

Otro que también tuvo palabras para el Presidente venezolano fue el representante de Argentina, Mauricio Macri, que aseguró que Maduro “ha generado destrucción, pobreza, hambruna y problemas sanitarios”, y le acusó de querer ganar tiempo a costa de quienes buscan una salida a la crisis que se vive en el país.

Lo que ha hecho Maduro todos estos años es usar a cada uno de los que en buena fe ha intentado generar un espacio de negociación para ganar tiempo y continuar en el poder“, dijo Macri.